domingo, 6 de abril de 2014

Silencio, se pregona

Hay localidades que pregonan la Cuaresma. Otras, pregonan su Semana Santa. En unos casos se llama pregón a una homilía o a una catequesis. En otros, el pregón lo declama un cofrade. En unos casos el pregonero es designado por una institución y en otros por un equipo unipersonal de trabajo.

Supongo que toda modalidad es buena cuando al pueblo le agrada. Lo que sería malo es que se hiciera de una manera u otra sólo porque le gustara a una única persona que se atribuya de manera secular el derecho a organizarlo. 

Hoy es el pregón en mi tierra. Hoy se canta a los cuatro vientos que estamos a una semana de que lleguen nuestros días de referencia. En el final de esta Cuaresma te estoy extrañando más, Sevilla. Te siento lejos. Tengo miedo a lo efímero y me gustaría prolongar las emociones pudiendo vivir las semanas previas a la Semana Santa. Semanas que llenan los sentidos y son preparación cierta para el alma de lo que se está por vivir. 

A siete días de lo que más ansío, solo deseo que el sol que brilla hoy en Alcalá esté presente para todos en nuestras semanas santas. 

0 comentarios: