domingo, 17 de marzo de 2013

La mudá que pregona

Que la Soledad lleva sus pasos a la iglesia de Santa María es la señal de la marcha agónica de la Cuaresma. Mañana lunes la Virgen del Viernes Santo ya no lucirá ese fajín rallado, sino que vestida de Reina recibirá el calor de sus devotos en esos cinco días en la Madre de Dios está más cerca de los suyos.

Semana que culminará con el concierto de marchas procesionales que ya es tradición en el Viernes de Dolores complutense.Se que desde la priostía de la Soledad se afanan en preparar cierta sorpresa que resultará novedosa. Habrá que ir a verlo, sin duda.









A mi madre por su reciente cumpleaños, dada su relación especial con Ella por mediación de mi abuela. Y a la gente de la Soledad, en especial a Musu, Rubén, Alfonso y Ruano, en esta víspera del Quinario a la Devoción de sus devociones.