viernes, 8 de febrero de 2013

Nuestras limitaciones

Esta noche me han dado una noticia que me disponía a contarles, pero que me ha conducido a una reflexión que si bien no es nueva, creo que el hecho que les detallaré a continuación la hace plenamente vigente.

En su cobertura a lo relacionado con la Semana Santa complutense, Diario de Alcalá abrió hace semanas un artículo en el que invitaba a la participación de los lectores del medio. La pregunta era sencilla: ¿cómo mejorarías la Semana Santa de Alcalá? Bajo el título, escasas líneas que más bien son respuestas a la interrogación primera, pero en forma de preguntas, daban cuerpo al artículo. Entre ellas dos que he recordado hoy cuando he recibido la noticia que voy a contarles: ¿Hacen falta más cofradías? [...] ¿Qué pasos faltan en la ciudad?

¿Por qué se relaciona directamente en esta ciudad el número de cofradías o el de nuevos pasos que representen misterios aún no plasmados, con la mejoría de la Semana Santa local?

Es cierto que una Semana Santa que goce de salud (y con ello me refiero fundamentalmente a ganas e implicación de los miembros de las Hermandades y su deseo por lograr objetivos materiales o no, comunes) probablemente tendrá muchas cofradías aunque sean de distintos niveles de arraigo, con diferente grado de preocupación por los detalles, incluso de distinto estilo. Permítanme que vuelva a usar la comparación con Ciudad Real. Allí, la implicación de sus cofrades es tal (fíjense que no entro a valorar si es mejor o peor) que permite que en la ciudad haya numerosas Hermandades y varias de ellas inmersas en ambiciosos proyectos como el misterio de la flagelación ya en proceso de talla de los respiraderos, el palio de la Esperanza y sus nuevos varales, el canasto del Nazareno,... Y todo ello con muchos menos habitantes que Alcalá. Es por tanto evidente que allí el mundo cofrade es mucho más activo que en Alcalá. Esa actividad y compromiso mayores les permiten afrontar nuevos proyectos en condiciones factibles y reales, no como aquí.

Quiero decir con esto que allí se embarcan en proyectos que posiblemente todos los cofrades deseamos. Uno de ellos puede ser que nuestra cofradía saque dos pasos a la calle. Pero allí lo hacen con un as en la manga: saber que es el deseo de toda o la mayor parte de la colectividad. Últimamente en Alcalá se ha producido la incorporación del segundo paso en cuatro Hermandades, además de la Virgen de la Trinidad de la Esclavitud de Medinaceli que fue la primera corporación en sacar su segundo paso -al margen del Santo Entierro que venía haciéndolo de manera regular muchos años antes, así como el Crucificado de la Misericordia y la Virgen de la Esperanza-. Estas Hermandades que han incorporado un nuevo titular a sus reglas y que además han decidido procesionar con el mismo de manera inmediata, se han encontrado distintas dificultades por el camino, como han sido (o son) el ímprobo esfuerzo económico a acometer, la dificultad organizativa de sacar dos pasos con el mismo o menor número de nazarenos, o directamente la nada fácil tarea de encontrar anderos, costaleros o cargadores para sacar sus pasos.

Y es que esta es la noticia: el próximo domingo la Hermandad de las Angustias ha convocado a sus hermanos a un cabildo general extraordinario en el que decidir si este año 2013 la hermandad pondrá en la calle una o dos cofradías. Ante la acuciante falta de anderos que se agrava con la llegada de manera sorpresiva hace unos años de una imagen de Jesús prendido para formar parte del misterio de las negaciones de Pedro, la Hermandad se va a plantear este año procesionar el Domingo de Ramos con este nuevo paso, y hacerlo el Lunes Santo con la imagen de la Piedad. Si ya desde su fundación está Hermandad ha tenido dificultades para completar su cuadrilla, la llegada del segundo paso es cuando menos sorprendente.

Esta solución ya se la escuché el año pasado a uno de los tertulianos que nos reunimos en Cuaresma. Él planteaba que no existiendo en su opinión una conexión profunda entre los misterios representados en sendos pasos, por qué no separar la cofradía en dos, con días distintos y los mismo anderos. Parece que esa misma reflexión es la que va a elevar la Junta de Gobierno a sus hermanos el domingo 10.

Independientemente de la decisión que estoy seguro que sabiamente tomará el Cabildo, yo medito y opino acerca de sí es factible tener cofradías con dos pasos en la Semana Santa actual de Alcalá. En mi opinión no lo es (al menos para todas las Hermandades). El esfuerzo tremendo que le cuesta a quienes lo hacen (dejando al margen a Medinaceli que por procesionar sobre ruedas y compartiendo banda de música, en un estilo totalmente distinto al que creo que se deben las otras hermandades de dos pasos a las que me refiero -lo mismo sucede con los Doctrinos-) provoca enormes desgastes, pérdida de contundencia en los cortejos si me permiten esta expresión, tener que apartar la atención de otras necesidades económicas de la Hermandad,...

Dicho esto, que ya saben que no es más que una opinión personal, debo decir que tan grande debe ser la satisfacción que produce el ver el objetivo logrado (poner el segundo paso en la calle) que las carencias con las que se ha hecho quedan ocultas por la ilusión desbordada y lo más importante: es fuente de motivación para poco a poco ir corrigiendo esas deficiencias al tiempo que se va asentando y normalizando la presencia del segundo titular en la cofradía.

La cofradías no nacen en un día. Tal vez quienes opinen como yo estaríamos abocados al estancamiento porque seríamos como la pareja que espera a tener el piso montado al completo para iniciar la convivencia. Es posible que mi pensamiento sea equivocado. Pero también es posible que la capacidad de crecimiento de la Semana Santa alcalina sea finita y no podamos soñar, con visos de que se convierta en realidad, con una Semana Santa de veinte cofradías y cuarenta pasos. Alcalá hoy no está preparada para ello. Ni siquiera creo que lo esté para el salto que ya han dado algunas hermandades (y a la noticia de las Angustias me remito). A pesar de ello soy consciente: quien no arriesga, no gana. También pienso que no todas las Hermandades son La Soledad, La Columna o Los Trabajos. No todas cuentan con el músculo de estas tres para hacer lo que en ellas se hace. Todos debemos ser conscientes de qué lugar ocupamos en un momento concreto, sin negar la posibilidad a que la evolución a base de esfuerzo nos permita cambiar de posición y así afrontar nuevos retos.

23 comentarios:

Anónimo dijo...

Suelo partir de lo mismo. Alcalá en 1930 era una abúlica ciudad, cabecera de una comarca especializada en el abastecimiento agrícola de la Villa y Corte y en la función cuartelaria y penitenciaria, estancada con no más de 15.000 habitantes y cualquier capital de provincia del estilo de Ciudad Real, actualmente con una intensa vida cofrade, ya se movía en esa época en torno a los 30.000 habitantes. Ciudado, es el doble. En 1950, Alcalá apenas frisaba los 22.000 habitantes y una capital mediana superaba, por término medio, los 45.000 y 50.000 habitantes. Una Salamanca o un Albacete solía estar en torno a los 65.000 habitantes. Es una masa social enorme en una época de gran arraigo social a la ciudad: las débiles posibilidades de comunicación masivo y global, la inexistencia de áreas metropolitanas que debilitaban la esencia de una ciudad como Alcalá, eclipsada por Madrid. Por si fuera poco, esas capitales de provincia empezaron a recibir, en épocas en la que los diarios locales y provinciales ya tenían gran fuerza y el apoyo institucional era potente, contingentes migratorios de la propia provincia, es decir, gentes que conocían la ciudad, que era la ciudad de referencia de su propia provincia; se sentían en casa. En Alcalá, salvo unos pocos cientos provenientes de la comarca que sentían Alcalá como la ciudad de referencia, no sucedió este caso y se pobló de miles de españoles -es mi caso- que venían de lejos y apenas conocían el nombre y glorias de Alcalá. Hablamos de 1970 y 1980, cuando el fenómeno metropolitano ya había afectado a Alcalá, convirtiéndola en ciudad dormitorio, con graves problemas estructurales, carencia de medios de comunicación locales salvo el Semanario Alcalá o nuestro querido Puerta Madrid. En consecuencia, una sociedad desarraigada y una población autóctona que muchas veces vivía de espaldas a los nuevos complutenses. Para éstos últimos, la vieja Alcalá era como una endogamia: grupos, familias, cofradías, una vida intramuros, "los de siempre". Ha habido cierta impermeabilidad entre Centro y Periferia. Una periferia que más miraba en lo cotidiano a Madrid y a los polígonos industriales y un Centro que se aferraba a la herencia gloriosa del pasado esplendoroso. Esto, unido a la pérdida patrimonial, ha conllevado una escasez de cofradías.

Anónimo dijo...

Sigo aquí: El modo de entender de las cofradías difiere, a menudo, del de las parroquias. Las cofradías siguen intramuros, donde viven unos 6.000 habitantes, y 200.000 habitantes vivimos fuera del casco histórico donde las cofradías apenas tienen relevancia y visibilidad. Desde mi punto de vista, también puede ser que la sociedad eche en falta una más visible labor caritativa y social por parte de las hermandades para ser vistas como algo más simpático en donde poder involucrarse y participar. Muchas veces trascienden los problemas internos, luchas de poder, insultos en los foros y esto hace flaco favor a la Semana Santa y a las hermandades, insisto, desde mi opinión. La promoción turística es escasa por parte de la Comunidad de Madrid, la cual tiene un formidable trampolín que es TeleMadrid. Tampoco la prensa diaria madrileña se hace eco de nuestra Semana Santa. Con todo y con ello, "ahí queó" la espectacular "levantá" de nuestra Semana Santa a mediados de los 80, recordando cómo no la labor de Macías. A lo largo de esta "chicotá", de cerca de tres décadas, la Semana Santa ha alcanzado un nivel muy digno, con la encomiable labor de la gente buena que trabaja dentro de las hermandades y cofradías, en un "costero" pausado pero decidido en el que las hermandades han crecido en número de hermanos, pasos, imaginería...Con todo, Alcalá es una ciudad singular dentro del área metropolitana formada por una gran metrópoli que todo lo engulle y una constelación de grandes aglomeraciones residenciales en la órbita de la capital. A pesar de ello, Alcalá logra tener casi 9 hermandades penitenciales y un número no desdeñable de pasos; son numerosos los foros especializados en Semana Santa complutense y la prensa alcalaína se implica bastante en esta cuestión. Quizá un espacio semanal en la prensa de Alcalá dedicado al mundo cofrade y la labor que desempeña a lo largo del año divulgaría lo bueno y honorable, que es mucho, de las hermandades. Un análisis que hago del número de cofrades que aparece cada año en Diario de Alcalá y Puerta de Madrid revela un estancamiento. ¿Hemos llegado al cénit? ¿la capacidad de carga de una ciudad como Alcalá en este sentido ha llegado al límite? ¿hay, acaso, un "nicho ecológico" en los barrios extramuros que puede ser el futuro de la Semana Santa de Alcalá?
Pedro Manuel GARCÍA CARVAJAL

Anónimo dijo...

si señor ojala podamos ver las negaciones procesionando solo el domingo de ramos lo que les hara ganar en cortejo y en espectacularidad y si lleva una banda detras ya es pa morirse,y las angustias el lunes santo cargada de sobriedad y belleza mientras que a las negaciones le cabe un poco de musica que maravilla!!ese es el camino hermanos de las angustias!!!y recordar que no sereis la primera cofradia de españa que saque dos pasos a la calle en distintos dias.saludos cofrades

Anónimo dijo...

Unas CC y TT detras de las negaciones de pedro le vendria de lujo!!!

Anónimo dijo...

Me gusta la idea de las dos procesiones y de la banda de CCyTT. Además se rellenaría un espacio fantástico como es la tarde del Domingo de Ramos. Pero, ¿el cortejo nazareno saldría los dos días?
Pedro Manuel.

Anónimo dijo...

que maravilla de domingo de ramos se nos va a preparaar!!

Anónimo dijo...

Todavía no hay nada seguro señore, ojala! pero vamos a esperar lo que deciden los hermanos de las angustias.

Anónimo dijo...

gran paso dado por la hermandad de las angustias si se llevaa cabo

Anónimo dijo...

ojala s ea verdad va a ganar muchisimo la hermandad quizas sea ese puntito que le faltaba x limar para ser una gran hermandad

Anónimo dijo...

podria ser un b uen domingode ramos para alcala.b orriquita x la mañana y negaciones x la tarde con una banda detras marcando quedaria espectacular. cofrade del sto entierro

Anónimo dijo...

Semejante chapuza, entonces las cofradías con tres pasos ¿que tienen que salir tres días?. A este paso lo dicho vais a convertir la semana santa en un circo.

Anónimo dijo...

no es una chapuza a mi me parece una muy buena idea coherente con su situacion actual con eso no justifico que t odas las hermandades hagan lo mismo t ambien su caso es peculiar porque que pegan las negaciones con una piedad detras??nada .humilde opin ion de un costalero alcalaino

Anónimo dijo...

A mí me encantaría que alguna vez esta hermandad saliera desde Santiago. Sería perfecto para la tarde del Domingo de Ramos ver las Negaciones de San Pedro atravesando Daoiz y Velarde y el Parque O'Donnell hasta el estanque y hacer una revirá a la izquierda y enfilar el camino hacia el arco de San Bernardo y encontrar la Magistral para luego recorrer Santa Úrsula, Carmen Calzado, Mayor, Santiago, Tinte y Talamanca para llegar al templo.

Anónimo dijo...

Estoi ha favor del primer y segun comentario y en contra de las criticas a la prohermandad porque dicen que es un circo el que organizen conciertos beneficos, justo eso es lo que deben hacer y deben adaptarse a los nuevos tiempos, si atraves de la musica se mueve a la gente hay que aprobecharlo. Es verdad que muchas cofradias hacen cosa sy otras nada mas que preocuparse de vestir las imagenes y alguna vez he escuchado a alguien decir que las cofradias parecen que todavia siguen jugando a vestir muñecas como fetichistas. Pues anda que no hay barrios con niños con fracaso escolar para que cofrades les ayuden, o gente sin techo, o ir a los hospitales con payasos a la zona infantil. Un circo, si pero con buen fondo como es lo que Cristo quisiera y mas en lo tiempos dificiles que hay haora.

Tertulia "La Corriente" dijo...

Si desea referirse a los comentarios de otra entrada, le agradecería que lo hiciese con un comentario en la misma, porque así resulta más fácil a los lectores seguir la charla, y además se respeta el principio de evitar comentarios que nada tengan que ver con la entrada en cuestión.

Gracias por su comprensión y participación.

Anónimo dijo...

que domingo de ramos tan bello con el misterio de las negaciones de pedro en el atardecer alcalaino con el sonido de una corneta rajando el viento y el paso andando de frente y sin tonterias llevo soñando con ese momento desde la primera vez que lo vi en su bendicion parece que el señor me ha escuchado.

Anónimo dijo...

Pues me da que nos vamos a quedar sin verlo. Ya que creo, OJO, creo que no va a dar permiso el rector de la Catedral para que salga el domingo por la tarde ya que hay un concierto programado de música sacra desde hace tiempo. Con lo que nos quedaremos con las ganas.

Anónimo dijo...

Pues que salga de Santiago. No entiendo esa manía de tener que salir en el casco histórico. Anda que no es bonita la Calle del Angel o el Parque O'Donnell en primavera pasando bajo el arco de las Bernardas. Se pone una carpa para que salga y arreglado.

Anónimo dijo...

que salga de su barrio de su parroquia !!!!!!!!!!!!con una carpa

Anónimo dijo...

Sabemos alguna novedad? saldra final mente el misterio de las negaciones la tarde del domingo de ramos? saludos

Anónimo dijo...

El domingo de ramos por la tarde saldra el misterio de las negaciones de pedro acompañado por una banda de cornetas y tambores desde la catedral y el lunes santo la piedad tambien desde la catedral

Anónimo dijo...

esa informacion es cierta? que maravillaaaaa de domingo de ramos y que bonito verle salir desde la catedral

Anónimo dijo...

Confirmado, el Señor de la Misericordia en las negaciones de Pedro se queda en su casa. A no ser que tenga anderos sufucientes para salir.