lunes, 16 de diciembre de 2013

Los cultos a la antigua usanza

De esos que a Monseñor Asenjo no le gustan porque le parecen antiguos y pasados de moda, a pesar de que son del gusto de la ciudad y Diócesis que pretende pastorear. 

Hay  detalles que convierten los cultos en algo cofrade. En un comentario en la entrada del Congreso de Cofradías publicado por Alcalá Cofrade, una respuesta hablaba de "lo cofrade". Y a esa respuesta, otro lector preguntaba "¿qué es lo cofrade?". Me pareció una conversación muy interesante que quedó apagada y que me parece que sería bueno retomar. Espero poder escribir sobre ello en breve (como espero tantas otras cosas que al final el tiempo me borra de la lista de intenciones).

En este video interesante se aprecia el montaje del besamanos de la Esperanza de Triana. No es cosa de un par de horas. En realidad, ningún montaje de un altar de cultos debería serlo. Esto ya lo saben  algunos priostes o encargados del montaje de los cultos en Alcalá. Montajes que están lejos aún de tanta laboriosidad, pero que aún así requieren de horas de trabajo callado a puerta cerrada, no siempre apreciable (ni apreciado) por quienes acuden a los templos. Hay muchos a los que les daría igual ver una Virgen que se muestra al pueblo como lo hace la Esperanza de Triana, o una imagen arrinconada en la iglesia, vestida de cualquier manera, iluminada sin empeño, sin flores, sin cera,... En eso creo yo que está la esencia de lo cofrade: en la atención al detalle, en encontrar el camino a través de la belleza, de la estética y muy particularmente, en mi opinión personal, a través del barroco.

Me gustaría dedicarle la entrada a mis amigos y conocidos priostes, animándoles a seguir el camino de la búsqueda de la belleza que conmueve y que no pretende otra cosa que sobrecoger el alma de quien un día de culto abre la puerta del templo y contempla el grandioso espectáculo, concebido hace siglos como herramienta catequética, y que hoy algunos pretender tildar de antiguo, inútil, innecesario, en un tono que demuestra lo muy lejos que estamos aún los cofrades y los que no lo son. Así mismo pido con Esperanza que los Párrocos y Sacerdotes no vean estos grandes altares efímeros como una amenaza, o como un indeseable capricho, porque no lo son. Porque son útiles para su propósito que no es otro que acercar la Divindad, la Santidad, a la Tierra que pisamos los mortales. Es un vínculo entre dos esferas. Es una herramienta para acercarnos a Dios. Así entiendo yo que se comenzaron a celebrar los cultos hace algún que otro siglo, y así creo que deben seguir haciéndose. Entonces hacía falta luchar contra la reforma protestante, hoy tal vez la Iglesia deba luchar contra los vacíos bancos de los templos. Y las Hermandades pueden ser un buen ariete contra ese muro que parece en ocasiones infranqueable. Tal vez a toda la gente de Iglesia no le guste ver así su templo parroquial, adornado para celebrar la festividad de la imagen titular de una Hermandad. Piensen que tal vez a los miembros de la cofradía tampoco nos satisfacen otras cosas de la Parroquia. Pero como afortunadamente hay espacio y tiempo para todo y para todos, será solo cuestión de entendimiento y respeto, que si es sincero, culminará con una integración real y efectiva de Parroquia y Hermandad. Descartar a las Hermandades sería un error y una pérdida irreparable.




lunes, 9 de diciembre de 2013

Domingo de Ramos de antaño




Dos fotografías antiguas de mi Hermandad de San Roque. Para determinar las fechas de ambas, conviene fijarse en el año 1963 dentro de la historia de la Hermandad. Ese año, de grandes estrenos, saldrá por vez primera sobre el paso la imagen de Simón de Cirene que tallara Illanes (1962). Así mismo se estrenan los respiraderos de Cerquera, y el dorado del canasto por Calvo. Como los candelabros de guardabrisas fueron sustituidos por los actuales faroles en 1965, parece fácil determinar que la fotografía del paso saliendo de la parroquia de San Roque debió ser tomada en 1963 o 1964. Sin embargo es más dificil datar la otra fotografía, en la que se ve el paso de Cristo llegando a Santa Catalina. Sabiendo que en 1961 las inundaciones que sufrió Sevilla afectaron enormemente al patrimonio de la Hermandad que guardaba ambos pasos en los bajos (por debajo del nivel de la calle) de Luís Cadarso -tres o cuatro plantas encima vivieron los responsables de mi relación con San Roque: mis abuelos-, no es descabellado pensar que la foto se tomara en 1962. El desbordamiento del arroyo Tamarguillo tuvo lugar en noviembre de 1961, por lo que si la falta de dorado del paso se debe a esos desperfectos originados por el agua, la foto no puede ser sino de la Semana Santa de 1962. Un año más tarde el paso luciría como en la segunda instantánea.

Según el libro "Casi todo sobre la Hermandad de San Roque " (Francisco Rincón Hernández, Ed. EAPA -1995-), las restauraciones del paso supusieron 112.200 ptas. distribuidas de la siguiente manera:

  • 62.700 ptas. el dorado del paso
  • 30.000 ptas. la talla de los respiraderos
  • 19.500 ptas. la restauración del canasto
A lo que posteriormente se añadirían 33.000 ptas. por la talla de las cartelas, y una cantidad no mencionada en el libro por la ejecución de los seis faroles que actualmente y desde 1965 iluminan el caminar de ese Cristo encorvado bajo el peso de la Cruz con mayúsculas.

sábado, 7 de diciembre de 2013

En busca de unos nuevos uniformes

Me manda esta información la Agrupación musical La Columna, y aunque me gusta acompañar las noticias con más texto propio, esta vez me limito a transmitirles su anuncio pues demorar la publicación solo puede restarle utilidad al mismo. Apunto ahora el tema musical para otro de esos innumerables artículos que rebosan de mi tintero. 


Desde la Agrupación Musical La Columna, os informamos que hemos organizado un rastrillo. Su apertura se efectuará este viernes y está situado en la C/ Río Cañamares, nº 7.
Los horarios en los que va a estar abierto dicho rastrillos son:

- Viernes y Sábado de 18:00 a 20:30 horas
- Domingo de 10:00 a 14:00 horas

Todo el dinero recaudado irá destinado a la compra de trajes nuevos para los miembros de la Agrupación.
Animaros y venir a nuestro rastrillo.
Os esperamos





lunes, 25 de noviembre de 2013

Santa Cecilia 2013 en la calle Imagen

El pasado sábado tuvo lugar en el Monasterio Carmelita de la calle Imagen el IV concierto de la Agrupación Musical La Columna en honor a Santa Cecilia.

Acudí a acompañar a amigos y a escuchar marchas procesionales que me emocionan especialmente cuando las escucho lejos de Sevilla. Cuando me entragron el programa me alegró ver en la lista marchas clásicas, de esas que sonaban en el primer disco de Semana Santa que me regalaron. ¿Nunca se lo he contado? El primer regalo musical que me hicieron fue una pareja de discos de vinilo: uno de la agrupación musical Santa María Magdalena, de Arahal, y el otro de la Banda municipal de Sevilla.

Imagen de http://discografiademarchasprocesionales.blogspot.com.es
Esa agrupación es heredera directa de aquella Guardia Civil del cuartel de Eritaña, donde nació ese estilo musical que hoy llamamos "de agrupación". Su director, recientemente fallecido, D. Manuel Rodríguez Ruíz compuso numerosas marchas procesionales y condujo a aquella agrupación musical -este término también lo acuñó él- hasta una posición de preeminencia en la Semana Santa hispalense. 

Arahal hoy solo acompaña en Sevilla capital al Crucificado de la Buena Muerte de la Hermandad de la Hiniesta, pero sus metales sonaron detrás de numerosos pasos de Cristo en los años setenta y ochenta. 

Esa tendencia al acompañamiento musical con agrupaciones siguió creciendo y surgieron bandas como la de Jesús Despojado, semilla de la actual Virgen de los Reyes. Un estilo musical que ha calado hondo en esta ciudad complutense, que cuenta con dos formaciones musicales, con diferentes matices, pero ambas dentro de este estilo.

Anteayer, no se si de manera consciente o involuntaria, la agrupación La Columna guiñó un ojo a ese Manuel Rodríguez Ruíz, que desde el Cielo escuchó Pasa la Virgen del Refugio, recuerdo imborrable de cuando el Crucificado de San Bernardo subía el puente de Eduardo Dato no a los sones de la cornetería de Presentación al Pueblo de Dos Hermanas, si no de esos sones de Arahal.

Otras marchas de siempre aparecieron en el repertorio del concierto: Santa María de la Esperanza, y Consuelo Gitano -con sus alardes de bajos- y Aurora de Resurrección, que aunque no son de aquella época ya lejana, sino de los noventa, se han hecho un hueco entra las clásicas del estilo.

La presentación de la nueva -y primera- marcha compuesta por el joven pero ya músico experto Manuel Menéndez me resultó sentida y reivindicativa. Sus palabras hablaban del compromiso de los que siguen al pié de la boquilla de sus instrumentos después de casi cuatro años de andadura. No fue un reproche a quienes se han marchado, pero si un espaldarazo a los que se han quedado (y a los que han venido). Este sentimiento se repetía en las palabras del presentador, que hablaba de las muchas dificultades que ha atravesado en su corta historia esta agrupación y que no ha restado, sin embargo, un ápice de ilusión a los que se han mantenido firmes en su deseo de aprender y mejorar para regalarle su esfuerzo a la Semana Santa en general, y a su Hermandad en particular. 

Disfruté el concierto, me gustó bastante como sonó la Agrupación -aunque el lugar no era el más adecuado acústicamente, pero si sentimentalmente...- y me alegró sobre todo la cara de satisfacción de los amigos que entregan sus horas a la música cofrade y que estaban esa tarde rodeados de su gente y de su Hermandad. 

Por cierto, que hago ahora una mención especial a ese corneta al que su juventud escondía en la segunda fila pero que sus sones, ya fueran de cornetas o de pistones, traían al primer plano cuando marcaba una marcha, en el solo de alguna otra, o cuando nos avisaba de la llegada del Himno Nacional. Me aprece que es la imagen de la evolución -sin menosprecio al resto, por supuesto-. 

¡Ánimo!

Aquí tienen el concierto íntegro.




sábado, 12 de octubre de 2013

Madre de Dios del Rosario

Hoy es el día en que me encamino a mis orígenes en busca de la Madre de Dios, que lo es también de los capataces y costaleros de Sevilla. Que aunque con esta moda costalera que se expande casi sin límite algunos piensen que todos los costaleros tienen a todas las Vírgenes del Rosario como patrona, lo cierto es que es la Titular de la Hermandad trianera la que ostenta ese cargo. Y esos capataces y costaleros de Sevilla la acompañan cada 12 de octubre por las calles del arrabal. Y allí estaré, si Dios quiere, deleitándome con su presencia, la de muchas caras conocidas y todo ello acompasado por los sones de Tejera. Gloria señera, banda señera. Mejor combinación imposible.

Les dejo con estas fotografías del pasado año. Dos de ellas ilustran la página central y la contraportada (y otra en menor formato en las primera páginas) del boletín de 2013 de la Hermandad, de lo que me siento muy orgulloso y agradecido a Manuel por haber confiado y elegido dos instantáneas que podrían pasar desapercibidas de entre las muchas fotografías que se le hacen a este paso en la tarde otoñal de su procesión. 













viernes, 11 de octubre de 2013

Los graves de la banda

Sacando tiempo de donde no lo hay, me pongo delante del teclado para escribir una breve reseña de un instrumento musical: el trombón.

Este instrumento parece que se hubiese inventado para que pudiera sonar Esperanza Macarena. Si bien es cierto que luego los compositores han venido utilizándolo para otra obras, llegando de manera natural a unirse a otros de la familia del viento metal para formar las agrupaciones musicales, tan apreciadas en esta tierra alcalaína.

En la de la Columna hace sonar ese dorado metal, con sus varas que lo alargan en busca de esa nota recóndita, una amiga que hoy cumple años y a la que quiero felicitar y desear que sean muchos los años en que de sus labios salgan sones graves para su Cristo ultrajado, que se aferra a una Columna los Miércoles Santos de una ciudad de Alcalá que no siempre sabe valorar el esfuerzo de quienes sin nada que ganar más que la satisfacción personal, y mucho que perder -por ejemplo su tiempo-, siguen entregándose a la música procesional.

¡Felicidades, Almudena!

Este audio, en el que suena como no podía ser de otra manera la marcha que Pedro Morales ideó cuando iba detrás del manto verde de la Esperanza dirigiendo a la banda inmortal del Soria 9, lo grabé mientras compartía con mi amiga la visión majestuosa de un palio que a los pies de la Giralda buscaba ya un postigo que le condujera -perfectamente encendido- a su recogida capilla del Rosario, en la calle Dos de Mayo.


sábado, 5 de octubre de 2013

PLAYMOBIL en La Soledad

Recibo este cartel de manos de Rubén Ortega, responsable del grupo joven de la Hermandad de la Soledad, que nos invita a esta curiosa exposición de  cofradías de juguete. Los clicks de Playmobil, con los que muchos jugamos horas y horas antes de que los videojuegos les usurparan el lugar que ocupaban, se convierten ahora en nazarenos, acólitos, capataces, músicos,...

Una una muestra que se podrá admirar en la Casa de Hermandad, sita en la calle Diego de Torres, el próximo fin de semana.


jueves, 1 de agosto de 2013

Viernes Carmelitanos

La Hermandad del Carmen ha organizado para los cinco viernes de agosto una serie de eventos que buscan ser la excusa perfecta para que los cofrades alcalaínos, hermanos o no de la corporación letífica, se congreguen en estas fechas en las que el calor aprieta pero sin embargo las noches piden ser vividas en alegre reunión con los amigos. Reunión en torno a agradables momentos de cofradías: proyecciones, audiciones e incluso puede que alguna charla con las que pasar una velada cofrade de lo más agradable.

Para el viernes 30 de agosto, el examen: trivial cofrade en el que pueden participar quien lo desee.

Todas las citas, los viernes, a partir de las 21:15 en la casa de Hermandad (c/Cruz de Flores, 1)


viernes, 26 de julio de 2013

Retomando lo aparcado

Dice mi amiga que su madre echa de menos la actualización del blog. Sinceramente, no he tenido tiempo ni de echarlo de menos. Eso no significa que no haya pensado en todas esas cosas que tengo intención de abordar en las próximas entradas. Son varios temas sobre los que he reflexionado últimamente, de contenido variopinto y que espero poder ir desarrollando ahora que los recientes compromisos cofrades me dan un respiro hasta que venga el próximo, que para pesar de una persona que aguanta estoicamente mi condición de cofrade, será en septiembre (en la intimidad que me da este espacio, reconozco que me gustaría que la próxima cita sea en Cantillana para ver a la Asunción... Aunque me temo que habrá que dejarlo para otro año, pues el calendario no da más de si).

De momento, y mientras me pongo a escribir lo que ha tenido ocupada mi mente en algunos momentos de los últimos meses, les dejo este pequeño aperitivo. pequeño, no por el contenido, sino por lo poco elaborado de la entrada.

Es un pequeño documental (emitido por Giralda TV en su programa "Tramo a tramo"de mi admirada banda de música del Maestro Tejera, de sus cien años de historia, de su calidad, de su sello,... Se que es cuestión de gustos, se que a muchos les gustarán más otras bandas, pero como dice D. José Manuel, su director, cada uno buscamos los sonidos de nuestra Semana Santa (porque estarán conmigo en que hay tantas semanas santas como cofrades, ¿verdad?). 

Y resulta que la mía suena a Tejera. Cada vez más...

Titular de la Maestranza desde 1942, acompañando cofradías desde cerca de 1910. En definitiva, historia de las Cofradías de Sevilla, a muchas de las cuales ofrece su manera de entender esos cultos externos de nuestras Hermandades





Y este otro, de menor duración, pero que recoge interesantes detalles de la manera de trabajar de la banda de música. que fue emitido por 20TV.



La profesionalidad de un músico cofrade que pone su experiencia al servicio de las Cofradías, y que por ser tanto lo que tiene que aportar, se puede permitir el ser él quien elija qué y cuándo se toca detrás de cada paso que acompaña. Algunos pensarán que es soberbia. Yo opino que es parte del servicio que esta (y no todas) formación musical puede ofrecer. Es una especie de asesoramiento musical. Tejera conoce la idiosincrasia de las Hermandades a las que acompaña, y sobre todo, tiene las ideas muy claras de a qué Semana Santa quiere dar acompañamiento. Esto le permite a José Manuel Tristán ser director no ya de la banda, si no que se convierte en director musical de la cofradía. Como él mismo dice en el video, cuando alguien va a buscar a Tejera, sabe por qué lo hace y lo que va a obtener. Es como confiar en las marcas comerciales de siempre, sellos de garantía del producto que se compra.

Lo dicho, un saludo a todos, a la madre de mi amiga especialmente, y espero volver en breve con ustedes.

sábado, 25 de mayo de 2013

La Cruz de mayo en Alcalá

Hace muchos años pensaba en lo beneficioso que sería que los más jóvenes cofrades tuvieran su espacio y su día de celebración en Alcalá. Tal vez porque en aquella época no eran muchos los pequeños, esa idea era solo eso: una fantasía. Luego con el tiempo, y dentro de esa evolución personal propia que he tenido, he llegado a pensar que una procesión de la Cruz de Mayo podría ser considerada solamente como un mero juego cofrade. Para mi, llegado ese caso, ya no tendría tanta utilidad ni el acto, ni la participación infantil y juvenil, porque las cofradías no son un juego.  Pero como las cosas no son ni blancas ni negras, creo con convencimiento que ellos merecen este día en el que se hacen mayores por unas horas y ocupan esos puestos de un cortejo que el futuro les depara en sus Hermandades. Además, si la formación del joven cofrade no se limita a este hecho, sino que se le dedica el tiempo que ellos merecen y al margen de esta puesta en escena de lo que es una procesión infantil se centran los esfuerzos en que los más pequeños aprendan toda esa amalgama de conceptos, preceptos y detalles que terminarán por hacerlos cofrades de pleno derecho, esta salida de la Cruz de Mayo no puede ser entendida sino como un añadido a esa formación continúa que se vive (o debería) en las Hermandades. Si es esa la finalidad, sería injusto por mi parte tacharlo como un mero y frívolo entretenimiento de niños. Por eso decía que en la evolución de mi pensamiento, me he detenido ahora en ese punto en el que considero importante este acto, aunque más aún, la continuidad en el proceso de aprendizaje, porque aprender cofradía es una cosa, y Hermandad, otra.

Dicho esto, les cuento que con sorpresa recibí hace meses la noticia de que ese pequeño paso con una Cruz y un sudario, que con tanto empeño e ilusión habían puesto en marcha los hermanos de la Columna, no saldría este año 2013. ¿El motivo? ¿lo conocen ustedes? Yo tampoco. Cuando antes todos los actos que se orgnizaban parecían tener el respaldo de la Comunidad carmelita, ahora ese apoyo no siempre lo encuentra la Hermandad cuando acude en su busca. Y tal y como se dijo, de ese Monasterio no saldría la Cruz de Mayo. Afortunadamente el empeño de los organizadores, entonces actuando como hermanos de la Columna y ahora haciéndolo como alcalaínos comprometidos con el futuro del mundo cofrade en la ciudad, ha hecho que no solo la Cruz de mayo no deje de salir, sino que viva un importante auge parecido al de aquél día en que la idea originariamente se puso sobre una mesa y que culminó entonces con la salida del pequeño paso en plena primavera complutense. Dicen que una puerta que se cierra, abre siempre otra. El cierre a cal y canto del templo de la calle Imagen, ha abierto el de la Parroquia de San Juan de Ávila. Fíjense en las casualidades de la vida. Hablan algunos de la importancia de que las cofradías no se obcequen con el centro y busquen nuevos horizontes para sus fines en los barrios alejados del casco histórico. Lo que las Hermandades no han podido o no han querido, lo hace ahora un grupo (bastante numeroso) de jóvenes cofrades. Dicen que las puertas de ese templo de la calle Reyes Magos, y no solo del edificio, sino de la Comunidad parroquial ha sido tal, que quién sabe si ya nunca veremos procesionar a los niños por el centro, y habrá que ir en su buca a ese nuevo barrio, a esas nuevas zonas en las que reside sin duda una mayor población que en el centro. 

Cuando se puso en marcha la Cruz de mayo de 2013, que dadas las circunstancias parecía defenestrada, la respuesta fue amplísima y hasta cincuenta niños se acercaron a la parroquia atendiendo la llamada de los organizadores. 

Así las cosas, mañana domingo se podrá presenciar la salida del cortejo, a partir de las 18:45 desde la parroquia de San Juan de Ávila, y seguirá un recorrido que lo llevará por Alejo Carpentier, Dámaso Alonso, Jorge Guillén, Jorge Luís Borges y Alejo Carpentier. El acompañamiento musical lo pondrá la Agrupación "La Columna".

Desde aquí le deseo muchísima suerte a los organizadores, pero sobre todo a los protagonistas: niños y jóvenes, varios de ellos conocidos, que están poniendo su empeño en cada ensayo de domingo para que todo salga como debe.

Pueden encontrar toda la información en el blog de la Cruz de mayo.

viernes, 24 de mayo de 2013

Mi Semana Santa pasada por agua (III)...

La resaca del Domingo de Ramos efímero que habíamos vivido la tarde-noche anterior era aún un sueño de gran realismo. Habíamos dormido casi escuchando aún a la Oliva de Salteras tras la Virgen de San Jacinto y antes de darnos cuenta, la claridad del Lunes Santo nos despertaba.Nos vimos obligados, casi coaccionados, a desayunar una buena tostada con jamón. Y después, sin más dilación, anduvimos hacia el Arenal donde tiene su sede la Hermandad de dos de los componentes de ese grupo de whatsapp que decidimos llamar entre Alcalá y Sevilla. Carlos andaba echando una mano en la colocación de los cirios en ese espectacular enjambre de arcos que son las atarazanas, desde donde los nazarenos de cola de Las Aguas se unen al cortejo de su cofradía .

La minúscula capilla había empequeñecido. Tal vez fuera por que su interior se había llenado de Semana Santa. Las puertas apenas podían retener en el interior el arte dorado que es el paso de Cristo. Supongo que una imagen similar se presentaba a los sevillanos siglos atrás cuando desde la acera de enfrente se preparaban los barcos para ser botados a las aguas del Guadalquivir, y las puertas de las atarazanas parecieran no poder contener esas maderas que fueron quillas y cuadernas, como el misterio fue un bloque de madera sin tallar, y que luego se convertirían en galeones para ir a América unos, y en altar dorado para mayor gloria de Cristo muerto en la Cruz, otro.

Los ángeles atlantes de los candelabros parecía que tuvieran otra función: la de retener el paso dentro de la capilla, como diciendo a la invisible cuadrilla: -"aún no es la hora".

Las flores preciosas, y la Virgen del Mayor Dolor, más. De niño adoraba las Vírgenes de expresión dulce. Ahora también, pero la diferencia es que ya no paso de largo por aquellas de gesto duro y maduro, dolorido y sentido. Esta Virgen de Eslava, que fue recientemente restaurada, es una de ellas.




Una Virgen a los piés de un Cristo muerto. De un cuerpo que parece vivo, pero que es el de un hombre que ya no respira. Un Cristo de Illanes de cuyo costado brota sangre y agua cada Lunes Santo en el Arenal.

Y tras ellos, sesgado, encajonado en el rincón de la capilla, como el tesoro más grande que es ocultado tras otros bienes casi queriendo esconderlo, el palio de la Virgen niña del Arenal de Sevilla. Virgen de los amores de su autor, Guadalupe sevillana. Virgen de ojos grandes, de dulcísima mirada. Mater Misericordiae, Vita Dulcedo se lee en la bambalina trasera, por si a alguien se le había olvidado de ante quién estaba. Mis amigos alcalaínos, a los que ya nos habíamos unido en esta jornada, se embelesaban ante tanta gracia. Devoción mejicana que llegó a ese puerto a donde y desde donde todo iba y venía de América, advocación ahora Dolorosa para suerte de los sevillanos y los hermanos de Las Aguas.





Yo tenía la intención de entregar unas fotos y el momento para ello era el traslado de los pasos de la Hermandad de los Estudiantes desde su capilla hasta el rectorado. Nunca había visto llevar a cabo esta operación.

El calvario de ese Cristo de la Buena Muerte, desnudo de flores, elevaba la Cruz hacia el cielo nublado y ventoso de una Sevilla expectante ante la incertidumbre del tiempo. La figura de la talla juanmesina se enmarcaba entre palmeras mientras reviraba hacia la fachada principal del edificio universitario. Pero casi sin tiempo de admirar la estampa, ya el paso de palio espectacular se asomaba al dintel. La Virgen de la Angustia, belleza sin niñez, dolor a medio consolar, es dueña de un altar envidiable que es todo detalle y filigrana. La cuadrilla, de andares elegantes, a juego con el paso, enlazaba las vueltas que casi parecían un laberinto.






Un paso detrás de otro, sin cortejo pero con un nutrido grupo de cofrades y curiosos acompañándolos, llegaron al edificio principal donde se posaron a la espera de su día.

Nos fuimos en busca de avituallamiento. Cerca de la Alfalfa está En la espero te esquina. Al terminar, y casi como de un calculado horario suizo, la cofradía de El Polígono llegaba a Jesús de las Tres Caídas. El paso de misterio subía la cuesta en busca de la revirá de San Isidoro. El canasto dorado con ese Jesús maniatado en lo alto y costaleros ciudadrealeños entre los hombres de abajo (estreno de Dani en la semana grande de Sevilla, lo que merece una enhorabuena desde aquí). Detrás de El, las cornetas de Triana. De la Alfalfa a Campana y de allí al Dos de Mayo para volver a la plaza que abre la Carrera Oficial. Realmente no se si este hecho ya se había producido antes en la historia de la Semana Santa de Sevilla: la misma banda pasando el mismo día por Campana dos veces.



Esa Virgen de ojos verdes que naciera en el taller de Gines donde hace arte Álvarez Duarte se protegía no del sol sino de las nubes amenazantes bajo su palio. Sus ojos que enamoran a tantos, eran destino de las miradas de alguno de los alcalaínos que allí estaban. Otro de ellos, veía la escena como yo, a través de un objetivo fotográfico. El resultado ha sido como para pedirle que organice una sesión y las enseñe. 

No me terminó de convencer el exorno floral, pero claro está, eso es cuestión de gustos.

Atrapados por la Carrera Oficial a la espalda y la cofradía del Tiro de Línea en la Plaza Nueva, vimos al Señor Cautivo en un lugar insulso. Es un paso que creo que merece la pena ver en esas calles aún lejanas al centro porque ahí es donde de verdad se aprecia el caminar portentoso de esa cuadrilla de Carlos Villanueva.

Sin que me oiga mi amiga Elena, diré que hacía años que no veía a San Gonzalo. Debe ser ese rancierismo que me ha sobrevenido, o que los recorridos de las cofradías de Triana me gustan poco, o que me canso de esperar los pasos,... Este año tampoco hubiera ido si no hubiera sido por el deseo de verlo de mis amigos. Me alegro de que me llevaran hasta el puente. Con ese andar característico, el que es el Cristo de Ortega Bru para Sevilla avanzaba desde la capilla de la Estrella y llegaba al puente. Pasó ante nosotros sin demasiada filigrana, cosa que no me causa desasosiego.

La Virgen de la Salud no se veía venir por la calle San Jacinto y decidimos marcharnos o nos perderíamos mucho en Sevilla. 

En ese punto de la tarde creo que tomé la decisión equivocada. Fuimos a ver salir la Vera Cruz y eso impidió que llegáramos a tiempo para ver las Aguas por la zona de Carlos Cañal. Llevo varios años intentándolo pero siempre se me cruza otra cofradía, otro lugar, por medio. De 2014, si Dios quiere, no pasa.



Santa Marta es una apuesta segura. Qué potencia en el caminar de ese paso que pinta un momento de tristeza sobrecogedora. Esas flores malvas, ese cuerpo inerte, ese silencio y esa zancada. Ese es el conjunto que me heló la sangre en Cuna. 

El Beso de Judas... Con lo que estaba dispuesto antaño a esperar por ver ese paso en la vuelta de Cardenal Cervantes, y el mal sabor de boca de los últimos años. Es ahora para mi una cofradía por la que no esperaría, pudiendo verla de ida por Laraña, o por Santa Catalina incluso. Está claro que nado contracorriente porque lo que parece gustarle cada vez más a la gente es ese tipo de pasos coreografiados. Es sin duda muy meritorio su andar, pero no me llena como lo hacía en otra época de mi vida.

La noche nos reservaba dos grandes momentos. Las Aguas saliendo de la Catedral, con dos potentísimas bandas que llenaban el vacío acústico de ese espacio abierto que conforman las plazas de la Virgen de los Reyes y la del Triunfo. Sin menosprecio a los músicos de Sol, creo que el paso del Crucificado de la capilla del Dos de Mayo ha ganado muchos enteros con Triana detrás. Y de Guadalupe... ¿qué puedo decir? ¡Pues que iba perfectamente encendida! El resto es ya sabido: preciosa Virgen del Arenal, Madre de mis amigos Carlos y Luís y ahora también de Hugo. Sonaban para Ella Esperanza Macarena y Procesión de Semana Santa en Sevilla, mientras avanzaba hacia el Archivo. Es una cofradía que se entrega a Sevilla de ida, y que se ensimisma a la vuelta. Escaso recorrido que es regalo para los que la acompañan en su retorno triunfante a la capilla anexa al Maestranza.

Y habiendo visto los pasos y aunque a lo lejos, a los amigos morados, estábamos listos para partir en busca del broche del día. Las Penas de San Vicente y Tejera, binomio garante de excelencia. El paso de Cristo me encanta. La mirada de ese Nazareno caído bajo el peso de nuestro pecados, que no reprocha sino que despierta la caridad de quien le observa.

Pero la gloria llegó cuando por Alfonso XII se vislumbró el palio, y cuando se oyó a Tejera. La Madrugá (te eché de menos, Jarik Noah), Virgen del Valle (me acordé mucho de tí, Musu), Tus Dolores son mis Penas, Jesús de las Penas,... Dice mi amigo que escuchar un paso con Tejera es como estar en casa escuchando esas mismas marchas en un CD. La banda que es calidad en si misma.

Luego todos se fueron y me quedé solo para acabar el día acompañando algunos metros a la Virgen de las Aguas en su caminar de regreso a la Plaza del Museo.




 

sábado, 27 de abril de 2013

Mi Semana Santa pasada por agua... (II)

El Despojado es una de esas cofradías que da gusto contemplar porque son apenas 400 nazarenos y la espera de los pasos no se eterniza. Después del chaparrón que les obligó a buscar el recurrente refugio de la Anunciación, decidieron volver a la plaza de Molviedro por un camino peculiar que enseguida se llenó de un público ávido de cofradías en un día que el agua ya había estropeado y que a esas horas, previsiblemente, nos privaría (como así fue finalmente) de la Amargura y del Amor.

En la calle Cuna veíamos en la lejanía como el paso de misterio, que sigue incorporando zonas doradas a su canasto otrora en color nogal, cogía la vuelta de Laraña. Virgen de los Reyes se entregaba a una serie de marcha por chicotá que fue el deleite de mis amigos músicos con los que compartía la escena. Sonaba con tanta fuerza la batería de la agrupación que retumbaba el cuerpo cuando pasaban los tambores a nuestro lado. Una y otra marcha y el paso avanzaba decidido en busca de su hogar por esa calle novedosa para la Hermandad (aunque ahora que lo pienso, no se sí cuando salió de San Gil el retorno a la calle Feria lo haría también por Cuna... Es algo que espero poder investigar).

Como decía, prácticamente se veía aún el misterio allá lo lejos, casi llegando al Salvador cuando por la esquina venía ya el palio de la Virgen de los Dolores y Misericordia. Sonaba tras su manto, en un estreno que seguro les supo a deslucido, la Banda del Liceo de la Música de Moguer, con sus chaqués y corbata malva. Sonó Candelaria y la verdad es que me reafirmó en mi opinión d que se trata de una gran banda que no ha hecho más que desembarcar en la Semana Santa hispalense.


 


Gustó tanto a los amigos venidos de tierras alcalaínas que fuimos a buscar donde poder ver la cofradía de nuevo, y dimos con este sitio en la calle Fray Bartolomé de las Casas. Desde un cómodo puesto vimos la vuelta, levantá y nueva vuelta de ambos pasos, a los sones de Caminando va por Tientos o La tierra prometida para el Cristo, y la Madrugá para la Virgen, con esa manera tan especial de acabar la marcha que tienen los onubenses con una banda que cuando la marcha va a explotar al final, se viene abajo como para coger fuerzas y rematar más arriba si cabe.



 


Este bis de Jesús Despojado nos hizo perdernos La Paz, porque aunque los dos que quedamos del grupo original aceleramos el paso hasta el parque, no fue lo suficiente como para darle alcance. La Virgen había pasado hacia veinte minutos cuando preguntamos, así que decidimos no ir más allá para luego tener que volver sin la certeza siquiera de poder ver el palio blanco y gótico de la Virgen del Porvenir.

De vuelta al entorno de la Catedral y después de una parada de avituallamiento en Las Columnas, vimos al Señor de las Penas de La Estrella avanzando hacia el Postigo a los sones de la multitudinaria banda de Dos Hermanas. Sin ser esto una crítica, sino una mera observación, ¿no es curioso que se denominen bandas de cornetas y tambores cuando faltan sólo dos o tres instrumentos para que sean los mismos que los que forman la plantilla de una agrupación musical? Hasta tres tubas conté en alguna de las bandas antes de cornetas que escuché en Semana Santa. Ahora bien, el sonido es espectacularísimo, potente y casi inigualable. Decía uno de los amigos que últimamente consideraba a la banda de la Presentación como la de más nivel en la actualidad.

Volvimos a ver al Señor que mira orante al Cielo mientras se prepara Su crucifixión en la calle Pastor y Landero y Reyes Católicos. Algunos se unieron a la marea que arrastra este paso y anduvieron tras él hasta el puente. Otros nos quedamos para ir en busca de la Estrella que vena ya por el Baratillo. Sonó El Cachorro para deleite de un servidor, so si, a un ritmo acelerado no por respeto a la partitura original, sino por esa cadencia veloz que le imprime la centenaria banda de la Oliva a alguno de los pasos que acompaña (a mi me parece que no a todos, pero saben que de música mi conocimiento se limita a unas marchas me gustan, y otras no...). Antes de despedir el día, cuando las fuerzas ya flaqueaban, llegó el palio a Pastor y Landero y mientras avanzaba por lo que antaño fue la cárcel del Pópulo, sonó Soleá dame la Mano. Saludos a otros amigos madrileños que me encontré, porque aunque hay miles de personas en Sevilla en esa semana de cofradías, siempre te encuentras con más de los que creerías posible.







El Lunes sería otro día...

domingo, 21 de abril de 2013

Mi Semana Santa pasada por agua... (I)

Siento enormemente la tardanza en la publicación de este resumen que escribo ahora con añoranza. Una sensación de vacío distinta a la de otros años. Ya no se sí sufro menos cuando la Semana Santa termina y llega la hora de seguir la serpiente sinuosa y asfaltada por Despeñaperros porque me voy haciendo mayor y relativizo los hechos de la vida que realmente lo merecen, o porque los últimos años la lluvia arrastra esa sensación de estar viviendo la semana más soñada. Cuando era un niño creo que no llovía tanto. Si, algún día de alguna Semana Santa era aciago, pero lejos de estas estadísticas actuales en las que sólo aparecen x indicando cuántas no han podido salir este año. 

Con Antonio Arrondo, Hermano Mayor de las Aguas
Llegué a Sevilla de manera algo precipitada el Viernes de Pasión, que los antiguos llaman de Dolores (y que a mi me suena mejor, me suena a previo, a inminencia,...) y me dirigí directamente a recoger las papeletas de sitio que estaban pendientes en la secretaría de mi Hermandad de San Roque. De allí y casi sin tiempo para dejar el ligero equipaje, a la capilla del Consejo de Hermandades donde la Hemandad de las Aguas celebraba misa y recibía a sus nuevos hermanos en el seno de la corporación. Acudí citado por el Secretario, pues habiendo sido una fotografía de un servidor la que ilustraba la contraportada de la vistosa papeleta de sitio de la cofradía del Dos de Mayo, le rogué me guardara un ejemplar de recuerdo. Y a por él fui. Y me encontré con la sorpresa de que más que un ejemplar, me tenían preparado un cuadro que me hizo enorme ilusión recibir y que exhibo ya orgulloso en el salón de casa. Agradezco a la Hermandad desde aquí el detalle que tuvieron con este aficionado a la fotografía. 

Me hubiera gustado compartir la noche del viernes con mis amigos Carlos y Luís (la tarde noche era de "color morado", como pueden apreciar...) en Villanueva del Ariscal, donde ambos se afanaban en encender un elegante y sobrio palio de cajón. El cansancio, y la presencia de mis padres, me retuvieron en Sevilla. Espero no fallarles el año que viene y estar en el pueblo sevillano que da comienzo a su particular Semana Santa de caña y pabilo. 

Virgen de las Angustias
El sábado amaneció como el resto de días de la semana: gris, plomizo y de calles mojadas por la lluvia. Pero como también sucedería las siguientes jornadas, el tiempo parecía mejorar. Así, después de recoger las túnicas de la tintorería y ayudar torpemente a coser algunos botones de terciopelo, la tarde se acercaba y un invitado llegaba desde Alcalá. Ya en ese momento echaba de menos a Musu que en su inmersión en el mundo semi laboral se veía secuestrado lejos del lugar donde creo que le gusta pasar la primera mitad de la Semana Santa. También estaba ya conmigo mi hermano. Juntos fuimos a visitar el templo del valle y a sus moradores de tez morena. Madre bendita de las Angustias, de un Señor de la Salud que carga con la cruz de mis faltas. Devoción de mi madre y de su hijo. Hoy especialmente pienso que tal vez no le pedí con claridad. O simplemente es que tiene mejores planes para él y por eso lo acontecido el diez de abril es lo que Él ha estimado oportuno. La Virgen lucía espectacular en su paso de filigrana. El Nazareno, aún abajo y en su lugar habitual del Presbiterio, provocaba las lágrimas de quien siempre se emociona al verlo. Tengo ganas de visitarle nuevamente...

Fuímos a buscar la Hermandad de San José Obrero, que estrenaba cirineo y nazarenos en sus filas. Me supo a poco y no me hubiera dolido no verla. Posiblemente fuera el lugar elegido (insulso), tal vez el ritmo del cortejo (lentísimo) o tal vez que sin menosprecio de las Hermandades de Vísperas, no siento que la Semana Santa ha comenzado si no he escuchado la salida de La Paz y almuerzo ya pensando en vestir la túnica y capa de nazareno de Carmen Benítez.  Luego, serranito en el Trinidad y el grupo se separa. El huésped alcalaíno y yo fuimos a San Juan de Aznalfarache como ya hiciera el año pasado quien les cuenta estas vivencias con la compañía entonces de Musu y Jarik Noah.

Llegamos algo más tarde que la última vez, pero sin embargo a tiempo para ver ese palio recorrer las calles próximas a su iglesia acompañada por Tejera. Fue un buen aperitivo de lo que yo entonces soñaba que fuera una gran semana, si bien los pronósticos no eran halagüeños en absoluto.


El Domingo de Ramos, día de estreno, de ir a ver templos y pasos, de lucir en la solapa alfileres de las hermandades. Me gusta el ambiente pero me supera el gentío, y si a eso le sumo mi intención de estar descansado para la hora en que San Roque ponga su Cruz de Guía en la rampa de madera a las puertas del templo, la decisión de todos los años suele ser quedarme en casa. El Llamador de Canal Sur comenzó a retransmitir el ambiente en el Porvenir. La Hermandad de aquel lado del parque puso su cortejo y sus pasos en la calle. Luego vendrían El Despojado y la Borriquita. Esto hizo que me vistiera con ilusión y que a la hora en que se escuchaban cornetas cigarreras por la plaza de los terceros, tres nazarenos de capa blanca se perdieran tras la esquina de Peñuelas hacia San Román, Puerta Osario y Carmen Benítez. Llegamos, vimos muchas caras conocidas y me perdí en el tiempo viendo a ese Cristo erguido bajo el peso de la Cruz con la ayuda de Simón. La Virgen preciosa como siempre en la penumbra de un palio que sólo estaba ya iluminado por dos cirios de las tandas más altas de la candelería. En este impás de tiempo las noticias llegaban al interior de la parroquia: estaba lloviendo. Todas las cofradías se habían vuelto, el Señor de la Victoria estaba bajo elarquillo del ayuntamiento y el Despojado en el Valle. Jarro de agua fría para todos nosotros. Es una sensación curiosa la de estar dentro de una iglesia esperando el momento de salir o, en estos casos, de que la Junta de Gobierno se reúna. Es como estar aislado de la realidad, sin saber lo que pasa al otro lado de los muros. Los smart phones han dado al traste con parte de esa encantadora incertidumbre. Se pidió una prórroga para esperar la mejoría, para intentar repetir lo acontecido en 2012, pero esta vez no pudo ser. El Hermano Mayor nos comunicó la decisión. Los costales comenzaban a deshacerse, los niños iban hacia la puerta. Se rezó el Vía Crucis y nos marchamos.  

Al llegar a casa y ante la noticia de que Jesús Despojado volvería esa misma noche a Molviedro, y que la Estrella se paseaba triunfante por Sevilla, me cambié de ropa y con mi amigo venido de Alcalá fuimos a buscar al resto de complutenses recién llegados en AVE. Los encontramos en La Encarnación y antes de que saliera el cortejo de "los despojos", fuimos a buscar un lugar más recogido para ver la cofradía. De cómo lo vimos, de cómo lo sentimos,... les hablaré mañana.

domingo, 24 de marzo de 2013

Es Domingo de Ramos

Ha llegado lo que he soñado durante meses. La Semana Santa parece querer imponerse a las nubes desafiantes. Las cofradías salen a las calles de Sevilla, mis ojos se inundan de lágrimas porque empiezo a ser consciente de que gracias a Dios, hoy es Domingo de Ramos otra vez. Soy muy feliz.

Les deseo la misma dicha y alegría. Suerte y gran semana para todos ustedes.

viernes, 22 de marzo de 2013

La Cuaresma expira

Muere a los sones de las marchas que sonarán esta tarde en Santa María en el concierto que ofrecerá la Asociación "Unión Musical Bailense".

miércoles, 20 de marzo de 2013

María, mujer hebrea (I)







domingo, 17 de marzo de 2013

La mudá que pregona

Que la Soledad lleva sus pasos a la iglesia de Santa María es la señal de la marcha agónica de la Cuaresma. Mañana lunes la Virgen del Viernes Santo ya no lucirá ese fajín rallado, sino que vestida de Reina recibirá el calor de sus devotos en esos cinco días en la Madre de Dios está más cerca de los suyos.

Semana que culminará con el concierto de marchas procesionales que ya es tradición en el Viernes de Dolores complutense.Se que desde la priostía de la Soledad se afanan en preparar cierta sorpresa que resultará novedosa. Habrá que ir a verlo, sin duda.









A mi madre por su reciente cumpleaños, dada su relación especial con Ella por mediación de mi abuela. Y a la gente de la Soledad, en especial a Musu, Rubén, Alfonso y Ruano, en esta víspera del Quinario a la Devoción de sus devociones.