domingo, 25 de noviembre de 2012

Trabajo en equipo

El besamanos extraordinario promovido por el Obispo Reig Plá y organizado por Cáritas, para el que ambos solicitaron la colaboración y participación de las Hermandades alcalaínas, me parece que ha sido exitoso en tanto en cuanto se han recogido alrededor de 1000 kilos de alimentos que serán distribuídos a aquellas familias que más lo necesiten. Sin embargo ha servido para demostrar una vez más la dificultad de las Hermandades de nuestra ciudad para trabajar en conjunto y sobre todo, para trabajar siguiendo directrices e indicaciones externas. 

Me resultó llamativa la ausencia de algunas imágenes en este culto extraordinario, sobre todo las dos tallas de corte más andaluz: Soledad y Lágrimas y Consuelo. En el segundo caso, el motivo es ajeno a la Hermandad y es parte del precio que hay que pagar cuando las imágenes no pertenencen a la corporación, además de por estar atravesando una crisis interna importante. El por qué la Virgen coronada del Viernes Santo no fue expuesta en besamanos lo desconozco.

Algunas ausencias han pretendido ser justificadas con "ya recogemos alimentos en otro momento", "tenemos campaña kilo-litro el mes de diciembre", o "eso nunca se ha hecho en nuestra Hermandad",... Y las califico como excusas, porque desde mi humilde opinión, dos oportunidades de recoger alimentos, mejor que una. La gente es más solidaria de lo que creemos. Cuando las cosas vienen mal dadas, la colaboración desinteresada de muchos se hace más palpable que nunca, así que presumo que pedir ayuda en noviembre no reduciría la cantidad de alimentos que se podrían recoger en diciembre.

Otro detalle que me ha llamado enormemente la atención ha sido la desviación notable que ha habido desde la idea original hasta el resultado final. Porque lo que se proponía era un besamanos extraordinario de las imágenes marianas de la ciudad, y finalmente hemos visto besapiés, besamantos, exposición de estandartes, besamanos del Cristo y de la Virgen al mismo tiempo,... y no es que pretenda decir yo si son o no aceptables estas variables, sino que no se ajustan a lo que se pidió en principio. Porque entendería que una Hermandad que carezca de imagen de la Virgen a la que rendirle culto, exponga la talla cristífera para lograr el objetivo que se perseguía. Pero cambiar la solicitud inicial sin un motivo claro, yo no lo entiendo. Seguramente habrá una explicación en cada caso que yo desconozco, pero desde fuera es cuando menos llamativa la diferencia de criterios que se ha seguido. Porque alguien malpensado, o alguien que lleve tiempo viendo como las Hermandades actúan cuando hay una convocatoria conjunta, pensaría que esas variaciones que cada cual ha aplicado perseguían sobresalir del resto, o bien, demostrar una mal entendida independencia de las directrices eclesiales. Incluso podría llegar a pensar que las Hermandades somo desidiosas en todo aquello que no sea nuestra salida procesional y dos o tres actos o cultos más en los que nos volcamos sin dudarlo.

Lo mismo sucedió con las fechas: hay quien lo ha hecho durante una semana, otros un día, otros dos, otros tres,... Es posible que a mayor número de días, mayor cantidad de alimentos recogidos (y es cierto que esa es la finalidad de la convocatoria), pero si se pretendía una acción común y coordinada, qué menos que hacer coincidir los horarios. Imaginen el atractivo que hubiera tenido poder recorrer los besamanos en una tarde cofrade y otoñal.

Y la sorpresa mayúscula me sobrevino cuando en el ofertorio de la misa del día de San Diego de Alcalá, en la que las Hermandades hacían ofrenda de los alimentos recogidos, acudieron hasta el altar representaciones de quienes no habían atendido la llamada del Obispo y de Cáritas. Y es que el mismo mal pensado que ya hizo esa interpretación rebuscada (...o no tanto, ¿verdad?), podría a este pensar respecto que lo que se busca en este mundillo cofrade tan nuestro es que tu Hermandad aparezca en la crónica local ocupando las páginas centrales. A mi me pareció un detalle irrespetuoso frente a quienes sí se implicaron al atender la convocatoria, aunque es cierto que este tipo de maquillajes solo sirve para engañarse a uno mismo, y cada cual, al final, deberá rendir cuentas consigo mismo.