jueves, 22 de noviembre de 2012

La entrevista tardía


El fin de semana del 15 de septiembre, cuando andaba yo disfrutando de procesiones gloriosas a las puertas del otoño sevillano, me llegó una noticia que me pareció tan importante como para darle cabida en este blog. Se trataba de la dimisión del Hermano Mayor de la Hermandad de la Columna de Alcalá, Antonio Gómez. Así que escribí una entrada y recibí como respuesta un mensaje del Señor Gómez, que decía lo siguiente: "la información que das en la tertulia no es cierta" y como en el mismo texto me ofrecía la posibilidad de contrastar la noticia directamente con él, acepté la invitación gustoso.

Las vacaciones demoraron ese encuentro hasta el 3 de octubre. Esa tarde nos citamos y hablamos cerca de dos horas de diversos temas relacionados con su Hermandad. Yo nunca antes había entrevistado a nadie, así que siguiendo los consejos de Musu, pedí permiso para grabar la entrevista. Jamás me había imaginado, hasta ahora, lo laborioso que resulta transcribir una conversación grabada.

Ese es el motivo de la tardanza en la publicación de esta entrada, que aunque hay quien me ha dicho que ya es tarde para que vea la luz, me decido a presentarles sobre todo después del desarrollo de los acontecimientos en la Hermandad, y también para que el trabajo no cayera en saco roto.

Antonio me citó en el local comercial del negocio hostelero que regenta. Una botella grande de agua y distinta documentación que le mantenían entretenido era todo lo que había sobre su mesa, hasta que el teléfono, que hizo las veces de grabadora, pasó a acompañarlos para aclarar la noticia publicada en este blog acerca de su dimisión. Al tener la oportunidad de conversar con él, me propuse tratar varios temas y no solamente el que a priori me llevó hasta esta entrevista.

Antonio Gómez es cofrade desde su infancia por tradición familiar, pues su tío, máximo responsable durante años de la Esclavitud de Medinaceli, le hizo cofrade como al resto de primos, a edad temprana. Procesionó en la cofradía del Jueves Santo desde los ocho a los catorce años. Posteriormente, bastantes años después, llega a la Hermandad de la Columna de mano de su mujer, un Miércoles Santo que recuerda con emoción y detalle. Fue contemplando la salida del Cristo atado y flagelado, allá por el año 90, cuando decidió hacerse hermano.

Lleva doce años dentro de la Junta Directiva, ocupando distintos cargos en la misma, aunque muchos le han señalado todo este tiempo como quien realmente dirigía el destino de la Hermandad. Ese comentario que se escuchaba fácilmente hace unos años, cuando el cargo que él ocupaba era el de Secretario, nunca ha sido desconocido para el entrevistado, que reconocía que “siempre se ha dicho que yo he sido el Hermano Mayor oculto de la Columna”. Una persona que siempre ha estado rodeada por la polémica, posiblemente por su constante implicación en proyectos que en Alcalá resultan innovadores. Hace algo más de un año, accedió al cargo de Hermano Mayor después de un proceso electoral sin otras candidaturas.

Después de la pasada Semana Santa, las voces más críticas contra su manera de dirigir la Hermandad fueron tomando cada vez más fuerza, hasta el punto de que 34 hermanos, según informa en la entrevista el Sr. Gómez, solicitaron la convocatoria de un Cabildo General extraordinario apenas dos meses después del ordinario. Se elevaban voces respecto a la agrupación, los problemas que ésta pudiera tener y la responsabilidad de Antonio Gómez en ellos. Se hablaba también de 27000€ de deuda contraída por la Hermandad.

Después del verano, se seguía hablando en demasía de la Columna. Y en septiembre, el Hermano Mayor dimite, aunque niega la veracidad del artículo que escribí al respecto (y aclarar este extremo era el motivo principal de la entrevista).

Se pretende enviar un mensaje de tranquilidad desde la Hermandad y se extiende la noticia de que la Junta de Gobierno actual continuaría al frente de la corporación hasta el final de su mandato. Parecía que la situación, a mi parecer bastante grave, se estaba reconduciendo. En la entrevista que me concedió el Sr. Gómez, me indicó que tras la celebración del Mercado Cervantino los hermanos recibirían información respecto a la situación de la Hermandad y los hechos acaecidos y las decisiones tomadas. Sin embargo aún no se ha producido esa explicación. Lo que si es archiconocido ya es que el 22 de octubre pasado (apenas tres semanas después de la grabación de la entrevista) el hasta entonces Hermano Mayor presenta su dimisión y esta vez si es aceptada. ¿Qué habrá pasado para este cambio de opinión?

Lo que tampoco está claro es cuál es la situación actual de gobierno de la Hermandad, pues algunos hablan de la intervención de la misma por la autoridad eclesiástica, recayendo, según esta versión, la responsabilidad de gobierno en D. Francisco Muñoz, quien fuera Hermano Mayor y que actualmente ocupa el puesto de prioste. Parece ser que es esta situación de desgobierno la que ha llevado a la Hermandad, por ejemplo, a no participar en el besamanos extraordinario de hace escasas semanas, por no recibir autorización para ello de la comunidad carmelita del Monasterio de la Purísima Concepción. Tampoco han recibido el no de la Comunidad carmelita para llevar a cabo algunos actos con los que, entre otros, la Junta deseaba celebrar el 25º Aniversario fundacional, como iban a ser la salida extraordinaria de ambos pasos hasta la Catedral, o un Rosario de la Aurora con la imagen mariana de la corporación. ¿Tendrá esto algo que ver con el comentario de la Madre Priora, hecho público en el Cabildo General de junio por uno de los presentes, acerca de cerrar las puertas del Monasterio a la Hermandad si el Hermano Mayor cambiaba?

Afortunadamente, como pueden comprobar si visitan el blog de la Hermandad, la vida dentro de la misma continúa con cierta normalidad: se organiza la cena navideña, el grupo joven continúa sus actividades,…

En este enlace pueden leer la transcripción íntegra de la entrevista de dos horas que mantuvimos.