martes, 25 de septiembre de 2012

La Junta de Cofradías

Un amigo me dijo que la Junta de Cofradías de la semana pasada se presentaba... ¿cómo decirlo? Interesante. Ahora que la reunión ya ha pasado, y habiendo trascendido ya parte de su contenido, me planteo una reflexión que quisiera compartir con ustedes.

Antes de verano, con las elecciones en la Hermandad de los Doctrinos el cambio de Hermano Mayor dejaba al Sr. López Malla en un situación extraña, ya que no siendo ya Presidente de ninguna Hermandad, lo seguía siendo de la Junta de Cofradías. Por eso se abrió un proceso del que la Sra. Oñoro salió elegida como Presidenta. Incluso en una entrevista que ofreció a ENTRE COFRADES COMUTENSES planteaba sus proyectos e ideas para el mandato que comenzaba con ambición e ilusión.

Ahora, escasos meses después, se plantea un hecho curioso: la Presidenta no ha sido capaz de formar una junta. Como cuando un gobierno sin mayoría no es capaz de llevar al pleno una propuesta aceptable para los demás grupos.

Lo sorprendente de este hecho para mi es que alguien se presente a un cargo sin saber con cuánta gente cuenta para formar el equipo de trabajo necesario. Es como si un Hermano Mayor se presenta, es elegido pero luego no tiene detrás un grupo de Hermanos dispuestos a trabajar en esa nueva Junta. Mal por el que no prevé con quién puede contar, mal por quien vota SI pero luego se desentiende.

En cualquier caso y dando por hecho que tal vez el motivo de que nadie quiera participar no sea por desencuentros con María Ángeles Oñoro (si no, no la hubieran votado...) sino porque estar al frente de una Hermandad ya requiere mucho tiempo y esfuerzo, como para además estar dedicando otro adicional a la Junta de Cofradías, esto me lleva a la reafirmación de que el formato de gobierno de la Junta es mejorable. ¿Por qué no buscar a un cofrade alcalaíno, sin responsabilidad en su Hermandad, que pueda y quiera estar al frente de una Junta de Hermandades? "Haberlos, haylos". Eso no significa que las Hermandades pierdan poder o representación o capacidad de decisión. Una cosa seria la directiva de esa junta, otra el pleno de la misma.

Es una idea que me ronda desde hace tiempo. Y no debo ser el único porque en las tertulias de Cuaresma no había una jornada en la que se achacaran parte de los problemas actuales de la Semana Santa a la configuración de esa Junta. Por algo será...

Una cabeza de esa Junta menos dependiente de los intereses de una u otra Hermandad redundaría en beneficio de todas.

Y para concluir, repetir que me sorprende enormemente que alguien se presente para ser elegida y ocupar un cargo sin contar con un equipo de colaboradores. Es como tirarse a una piscina sin agua... o mejor dicho (porque puede que alguien le dijera en su momento que sí había agua) es como organizar una fiesta, no haber invitado a nadie y luego, sorprendida, tener que cancelar la fiesta... (¿o es que iban a ir todos y luego les venía mal la fecha? Mal entonces por comprometerse y no cumplir)


Enviado desde mi iPhone