jueves, 15 de marzo de 2012

Cuando nuestro tiempo llega... (III)

La tertulia del martes

Intentaré resumir aquí lo que aconteció en la tertulia del pasado martes, que como pronosticaba mi amigo Musu, sería la más interesante -para mi- de las celebradas hasta ahora. El tema sobre el que discutimos fue "Recorridos de las cofradías de Alcalá". Y la verdad es que abordamos aspectos muy curiosos, interesantes y profundos. ¿Pero saben qué? Que al final no hay martes en que no salga, por un motivo u otro, la Junta de Cofradías en nuestras tertulias. Y me da la sensación, por lo recurrente de esa aparición, que tal vez sea realmente un problema grave para el desarrollo de la Semana Santa de Alcalá. 

Comenzó la tertulia con una comparativa de horarios, recorridos y velocidades, datos que no pude obtener de todas las procesiones pues el programa oficial de los turistas (y luego entenderán por qué digo esto...) no recoge los horarios más allá que los de salida, y, en algún caso, los de entrada, pero nada de horarios intermedios que me hubieran permitido calcular variaciones de ritmo en el avanzar de las procesiones.

Comenté que me resultaba muy curioso el recorrido de la Cofradía de la Agonía para este 2012, por lo enrevesado del mismo; comenté que curiosamente aquello que muchos señalaban como problemático cuando la Soledad y la Columna eran las únicas que salían a hombros y algunos pregonaban la incapacidad de esos pasos de seguir el ritmo de los que llevan ruedas y que sería catastrófico para la "Procesión General", se muestra este año como falso pues la cuadrilla de la Borriquita, avanzará, después del acto del Palacio Arzobispal, a un ritmo mayor que el de los Doctrinos.

Hablamos de las novedades en los recorridos para este año, siendo la más destacable la de la Columna, que busca calles más estrechas para llegar a la Catedral. Algunos asistentes hablaban de que muchos de los recorridos son muy similares unos a otros, y que parece que poco a poco, algunas cofradías buscan rincones inexplorados para encontar escenas de mayor recogimiento, emociones y atractivo visual, pues hay que reconocer que es importante un recorrido atractivo, que deja estampas que se graban en la retina y emociona a los presentes que es en definitiva el fin principal de toda salida procesional.

Se habó de la Catedral, de por qué es solo una Hermandad la que realiza un acto penitencial en dicho templo y de si debería ser esa la finalidad de la procesión y por ende, el motivo de elegir un recorrido u otro. La culpa de que sea un hecho no repetido: no se sabe de quién, pues resulta que desde la Catedral se describe la estación de penitencia de la Columna como un acto que debiera repetirse con otras Hermandades, mientras algunos cofrades aluden a la falta de interés de la Iglesia... En definitiva, entre unos y otros, la casa sin barrer.

Se habló de algo que desconocía y que es la gran cantidad de problemas que plantea la Policía Local a la hora de dar el visto bueno a los recorridos procesionales. Yo estaba convencido de que las instituciones locales se volcaban por completo en el desarrollo de los actos. De hecho muestran un apoyo decidido en lo económico, en lo publicitario,... y por eso me soprende más si cabe que detalles logísticos que considero menores (cortar una calle) sean un problema a la hora de aprobar o no un recorrido. Porque ¿cuánto tiempo tardaría una cofradía en cruzar, por ejemplo, una calle muy ransitada de Alcalá? ¿10 minutos? ¿15 tal vez? ¿No es asumible que la Vía Complutense, por mencionar una calle, pueda estar cortada durante ese brevísimo plazo de tiempo? Si hubiera un número muy elevado de cofradías cada día, y todas ellas tratando de cruzar una calle de esa envergadura, entiendo que pudiera suponer un problema. Pero siendo algo seguramente que puntual, dos veces en una tarde (a la ida y a la vuelta de una imaginaria Hermandad que viniendo de lejos tuviera que cruzar esa ateria principal), no veo donde está el inconveniente.

Hablamos de los retrasos que unas cofradías pueden llegar a generar en la que le sigue. ¿Falta de interés en las consecuencias para quien ha de venir detrás? ¿Falta de experiencia que provoca que a estas alturas no se sepa bien cuánto tarda en pasar una cofradía por un punto, o de la capacidad de estirar y contraer un cortejo? Ambos motivos fueron señalados por los presentes. Y de esta conversación se comenzaba a desprender la necesidad de una Junta de Cofradías que gestione esto detalles de una manera efectiva.

Para finalizar, déjenme contarles una cosa que me sorprendió y aún me tiene boquiabierto. Uno de los tertulianos pensó por la tarde hacerse con unos programas de la Semana Santa de Alcalá de 2012 para repartirlos entre los presentes. "¡Gran idea!" pensé. Cuando lo vi aparecer por la puerta de "Hijos y Amigos de Alcalá" con las manos vacías, imaginé que la oficina de turismo de la plaza de los Santos Niños, donde había pensado ir a recogerlos, estaría cerrada. Pero no. No era ese el motivo. No trajo los programas, y ahora por favor, lean bien, "PORQUE LOS PROGRAMAS SON PARA LOS TURISTAS QUE VENGAN EN SEMANA SANTA". Seguro que les interesa mucho a esos turistas que vengan de Madrid o la comarca a ver las procesiones del Jueves o Viernes Santo, el pregón para entonces ya estará en la memoria (si no en el olvido) o tal o cual concierto, que ya tuvo lugar una semana antes como poco. Y me resulta muy triste que el único interés insitucional, y esta respuesta de Tursimo así me lo hace ver, sea para fomentar la venida de turistas que dejen unos ingresos -que son muy necesarios, todo sea dicho- en Alcalá, y no para hacer crecer la Semana Santa por la riqueza cultural y emocional que supone para la porpia ciudad y sus gentes. Con esta mentalidad va a ser más difícil que la senda de crecimiento de las cofradías alcalaínas se mantenga.