viernes, 17 de febrero de 2012

Gracias y enhorabuena

Ayer jueves nos reunimos en la sede de Hijos y Amigos de Alcalá en lo que fue el primer encuentro de la Tertulia Cofrade La Corriente. Fue una gran tarde para mi, y espero que también lo fuera para los demás asistentes, porque con aromas de incienso y sonidos de marchas clásicas de fondo, y un tema muy claro sobre la mesa ("Presente y futuro de la Semana Santa de Alcalá"), un grupo de amigos pudimos intercambiar opiniones y puntos de vista acerca de esto que tanto nos gusta y que son las cofradías. 

Acudimos diecinueve cofrades, con nuestras inquietudes, nuestras dudas, nuestras ilusiones,... y hablamos largo y tendido acerca de distintos aspectos de la evolución de la Semana Santa complutense. Gran parte de la primera mitad de la tertulia versó sobre la escasa utilidad de una Junta de Cofradías con las características tan especiales que definen actualmente a la de esta ciudad, de sus importantes carencias y de lo mucho o más bien de lo poco que puede aportar hoy por hoy a la organización y al beneficio común de las cofradías. Una de las ideas que afloró como conclusión es que sería más que interesante que la Junta de Cofradías, o al menos su directiva que es quien debe dirigir la institución, no esté formada por Hermanos Mayores o Presidentes en activo de ninguna corporación alcalaína. Tal vez el diseño idílico de una Junta de Cofradías sería un tema para otra tarde de tertulia...

De la Junta saltó la conversación a la procesión mal llamada, desde el punto de vista de algunos de los presentes, general, así como de la necesidad o conveniencia de salir en dos ocasiones en procesión durante la Semana Santa. 

Se habló de la formación cofrade, o mejor dicho, de la falta de ella en la Semana Santa complutense, y también de la mucha o poca implicación de la gran mayoría de Hermanos para con sus corporaciones: "¿Por qué También nos entretuvimos en valorar por qué mientras las Hermandades crecen en ambición, iniciando proyectos grandiosos de nuevos pasos, no vemos crecer el número de Hermanos (hasta el punto de tener que acudir a los medios, en un requerimiento totalmente comprensible y para nada escandaloso, para pedir la colaboración de nuevos anderos, cuando tan solo un año antes, la Hermandad en cuestión había dado el salto adelante en busca de su segundo paso (de misterio, para más INRI). O incluso por qué en algunas Hermandades, miembros muy antiguos van abandonando sus corporaciones. "¿Cuidan las Hermandades a sus Hermanos?" fue una pregunta que se repitió en varias ocasiones de la tarde. "¿Por qué?", "¿es la participación sana y libre?" "¿aceptan los órganos de dirección las críticas de sus hermanos?" "¿hacen algo esos hermanos por mejorar lo existente, como por ejemplo, presentarse a un proceso electoral para llevar a cabo de otra manera todo aquello que ellos entienden se está haciendo mal?".

Se expuso la sensación de algunos de nosotros de que se llevan a cabo una serie de actos, que se toman alguna decisiones, solo para completar los huecos vacíos que una Semana Santa de interés regional no puede permitirse. "Hace falta una Borriquita", pues se compra una sin molestarnos en que haya una Hermandad en torno a la imagen. "Hace falta un Resucitado", pues más de lo mismo. "Una Semana Santa que se precie requiere un pregón", pues nombramos pregoneros que hasta ahora no han transmitido en su discursos emociones de esas que afloran en esa semana primaveral cuyas noches ilumina la luna de Nisan.

Y después de este pequeño resúmen, decirles que la próxima cita esperamos que tenga lugar el jueves , a partir de las 19:00 horas, en el mismo lugar (les recuerdo que se encuentra junto al cuartel antiguo de la Policía Local, cerca de la Plaza de los Irlandeses. Y es que algunos tertulianos buscaron la sede de la Asociación, cuya dirección antigua era Cid Campeador, cerca de la antigua comisaría de la Policía Nacional, y esto llevó a algún error). Estén pendientes a la barra lateral, porque tengo pensado publicar una encuesta de los temas que se pueden tratar en futuros encuentros, para que ustedes se pronuncien.

Y no me gustaría acabar esta entrada sin agradecer a los artífices que han hecho posible, en muy importante medida, que esta tertulia vea la luz. En primer lugar a la Asociación Cultural Hijos y Amigos de Alcalá que amablemente nos acoge en su sede, a su presidenta Julia y a su Junta Directiva. Y de manera muy especial, agradecer a Alfonso Muñoz Plaza que es quien tuvo la idea de buscar la ayuda de esta asociación, y que escuchó mis inquietudes desde el principio de la fase final de preparación de este proyecto, a Luis Rodríguez Fajardo que ha canalizado la solicitud dentro de su asociación con el cariño que él pone a todo cuanto se le pide y con lo que colabora. Por otro lado (y el orden nada tiene que ver con el nivel de agradecimiento), le debo una a los amigos y a mi inseparable sufridora, por haber expresado sus opiniones respecto a los carteles, los temas, el cómo, el cuándo,... A todos los mencionados, de corazón, muchas gracias.