viernes, 30 de noviembre de 2012

Para que se lea

Escribía un lector un comentario en la última entrada, aún no siendo ese el lugar adecuado, para que se leyera su opinión. Para satisfacer esa necesidad suya, he decidido escribir una entrada en lugar de un cometario. Así le ayudo a que su postura sea conocida por más gente, pero también la mía.

Estimado anónimo, espectador de Telecinco.

¿Qué enfrentamiento cree usted que provoca o favorece la entrada del 27 de octubre, que no es otra cosa que el resumen de una tertulia? Creo que el único que busca la confrontación es usted que recurre a esta entrada, donde su comentario no tiene cabida, simplemente "para que se lea".

Creo también que es un tanto incoherente por su parte visitar este blog si lo que en él se publica lo considera usted de tan escaso interés, de tan baja calidad, como para calificarlo de basura. Si no le gusta, no lo lea. Es tan sencillo como eso. Otro tema sería que los contenidos si le interesasen, y lo que le molesta en realidad son las opiniones de los demás. Es cierto que en ocasiones esto parece un gallinero. Lo que es falaz por su parte, por no decir que es propio de un tergiversador nato, es decir "solo hay que dar un pequeño vistazo por el blog para encontrar cosas como estas [...]", sobre todo porque usted sabe como yo, que ha tenido que recurrir a una obsoleta entrada de febrero de 2010 para encontrar esa frase, que dirigía un lector a otro que le acusaba de no se qué. Así que de pequeño y rápido vistazo, nada. Ha tenido que realizar una búsqueda exhaustiva para dar con lo que intenta señalar como norma. Es importante repetirlo: de un lector, a otro. ¿No será a esa basura a la que se refiere usted?

Las paupérrimas cualidades del programa que usted menciona, Sálvame de Luxe, son por todos conocidas. Y no es ningún misterio que son los participantes allí contratados, que pretenden creerse periodistas, los que escupen toda esa bazofia televisiva. Del mismo modo que unos cuantos conciudadanos a los que les gustaría poder llamarse cofrades, pero que no lo son (porque este mundillo les queda tan grande y lejano que nunca llegarán a ser, ni siquiera, niños de los que van acompañados por el pavero, aunque pretendan habitualmente hablar categóricamente como si fuesen ya Hermano Mayor o Presidente del Consejo de Hermandades, por lo menos) son los que levantan la voz para expresar un nunca razonado punto de vista, incoherente e infantil y sobre todo, en demasiadas ocasiones, de corte dictatorial para no permitir ni aceptar la réplica.

Ya para finalizar, recordarle e invitarle a que, igual que ha realizado la extensa búsqueda de ese comentario anónimo anterior, busque usted la cantidad de veces que he podido decir que yo no soy censor ni moderador de sus comentarios, sino administrador de un blog (que por cierto es mío). Por eso no he tenido nunca, ni tengo ahora, intención de censurar la opinión de nadie: ni por maleducada (a no ser que me parezca tremendamente ofensiva par alguien), ni por poco razonada, como no voy a censurar tampoco la suya por tergiversadora, que lo es.

Esa es su opinión, que ha decidido compartir con nosotros en un blog que le disgusta pero que curiosamente lee, y es digna de permanecer aquí, guardada, como referente futuro, junto con otros ejemplos ya mencionados, de la realidad de un sector semanasantero alcalaíno que quiere llamarse cofrade pero que no está a la altura, por inmaduro.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Amén.

Anónimo dijo...

puede ser más alto
pero claro, lo que se dice claro,
como el agua.

Anónimo dijo...

J.D. ¿Sabemos algo de como ha quedado la junta de cofradias?

Tertulia "La Corriente" dijo...

Estoy escribiendo una entrada al respecto. En breve estará lista.