sábado, 26 de mayo de 2012

La Macarena

Esta entrada la publico con la mente en Ciudad Real, donde un apreciado amigo, Alberto, está atravesando unos momentos complicados de salud. Me enteré sorpresivamente de ello, cuando le llamé para algo de las cofradías (¿qué si no?) y me entristeció mucho saber de su estado, pues es de esas personas que por lo que he vivido en mi persona, creo poder asegurar que se desvive por sus amigos. Esos amigos que ahora están preocupados por su recuperación y entre los que me incluyo. Por eso le mando esta dosis de Esperanza, de LA ESPERANZA.



 


0 comentarios: