martes, 27 de diciembre de 2011

Nueva talla para Alcalá

Acabo de cerrar la puerta de casa. No he deshecho aún el equipaje de estos días, y me siento ante el teclado para contarles una noticia que aún hoy, casi veinticuatro horas después de haber sabido de ella, me sigue rondando la cabeza. Noticia que me ha resultado tan llamativa, que se la he contado a gente aún a sabiendas que su interés por lo cofrade es nulo (gracias por aguantar estoicamente la explicación). Gente, como les decía, que a pesar de ser ajenos al ambiente en que se desarrollan los contenidos de este blog, no han podido por menos que sorprenderse de la nueva, del mismo modo que lo hice yo ayer, cuando en torno a una improvisada tertulia en La Algaba, comentó uno de los amigos allí reunidos que el insigne imaginero Luís Álvarez Duarte, autor de innumerables tallas que año tras año contemplan los ojos cofrades de rincones de toda España, se había desplazado a Madrid a firmar un contrato de ejecución de una imagen de Cristo. Gran noticia para la región, poder contar con una imagen ejecutada por semejante virtuoso. Mayor fue mi alegría cuando supe que no sería Madrid capital, sino una localidad a orillas del Henares la que contemplará la obra cada Miércoles Santo, cuando ese Cristo atado a la columna, cruce el bajo dintel del templo carmelita de la calle Imagen, y por supuesto siempre y cuando sus devotos acudan al frescor del templo a rendir culto al Señor flagelado de Álvarez Duarte.

Sin duda es una inmejorable noticia para la ciudad de Alcalá, que contará con una imagen de un imaginero a la altura de los mejores artistas de la madera, que usa técnicas que otros se atreven a experimentar solamente con dificultad, a estas alturas. Técnicas, que parecen relegadas a la historia de la imaginería, cuando tallar directamente sobre madera era la única opción, frente a la proliferación actual de muchos moldeadores de barro, y otros tantos sacadores de punto. Y no les resto méritos, pues yo sería incapaz de alcanzar la decencia y para mi su labor es meritoria. Lo que pretendo es realzar la calidad de aquellos que se enfrentan a la madera en bruto con gubia, con la certeza en cada golpe, y sin el miedo al error.

El encargo procede de la Comunidad de RR.MM. Carmelitas, y el blog del artista reza que la imagen será para la "Venerable Hermandad y Cofradía del Stmo. Cristo Atado a la Columna y Mª. Stma. de las Lágrimas y el Consuelo".

Me alegro sinceramente por los cofrades que saben valorar una buena talla, porque podrán deleitarse en su contemplación. Me alegro por los hermanos de la Columna, porque rendirán culto a la imagen procesional de mayor valía (poca duda me cabe de ello y espero que el tiempo me de la razón...) de todas cuantas procesionan en Alcalá, con el permiso del Crucificado de los Doctrinos que es una el mayor patrimonio artístico a pesar de que a mi me transmite poco (y no se entienda, por favor, este comentario como menosprecio alguno a otras imágenes de la Semana Santa alcalaína).

Pero llegado a este punto, déjenme preguntarme en voz alta algo... 

Fue en 2006 cuando la imagen que naciera en Olot y en torno a la cual se reunieron tantos alcalaínos dando lugar al origen de la Hermandad, salió de las paredes conventuales para ser sometido a una modificación importante. Y es ahora, solamente seis años después, cuando se encarga esta nueva y valiosa y aventuro que costosa obra. Aquella ocasión, generó mucha controversia. ¿Cómo será aceptada la llegada de la nueva talla (que con absoluta seguridad no será una copia de la anterior)? ¿Cómo es posible que no haya trascendido tan importante noticia a los foros cofrades alcalaínos e incluso madrileños, pues no es noticia de diario que se encargue una obra como esta a un artista como ese?

Y lo mejor de todo es que está prevista su bendición en la Cuaresma de 2012, es decir, en cuanto caigan del calendario tres o cuatro hojas... Y me vuelvo a preguntar, irremediablemente, ¿cómo están todos los cofrades de la ciudad tan tranquilos cuando es tan grande lo que está por venir a ocupar un sitio de honor de la Semana Santa complutense?

Yo, estoy deseando verlo, cuando aún me froto los ojos para asegurarme que es verdad, y sigo mirando el calendario para cerciorarme que no es una inocentada.