martes, 26 de abril de 2011

Se acabó, y este año si ha sabido a poco

Con motivo, pues han sido menos de la mitad las cofradías que han recorrido las calles de Sevilla en busca de la Catedral. Este año ese sentimiento de vacío que me inunda cada Domingo de Resurrección estaba más que justificado. Y es que prácticamente le dije adiós a la Semana Santa de 2011 el Miércoles Santo. 

Miércoles que mientras en Alcalá las nubes deslucían a las cofradías de el Cristo de la Esperanza y el Trabajo, y a la de la Columna, con decisiones polémicas incluídas según leemos en los foros locales complutenses, Sevilla agotaba ansiosa las últimas horas de pasos en las calles, pues pareciera que todos supiésemos con certeza y total desesperanza que ni el jueves, ni la madrugá, ni viernes, ni sábado,... veríamos más nazarenos ante nosotros.

Ese míercoles de la semana pasada me dejó estampas inesperadas y fotos interesantes, que les empezaré a enseñar.

En breve comenzaré a contarles cómo he vivido los días de esta cortísima Semana Santa de 2011.