martes, 18 de enero de 2011

El tiempo entre cuaresmas...

Así, después de la última visita antes del verano a Sevilla y que les conté en la entrada anterior, la siguiente mención debe ser para la Hermandad del Carmen de Alcalá de Henares.

Este año mandaba la cuadrilla José Luís Palacios Rivillo, y la ausencia de obligaciones durante la salida, me permitió recrearme en esos momentos. Cuando vive lejos de Sevilla, estos detalles se valoran más. A mi me enorgullece que la gente de Alcalá disfrute escuchando marchas que se crearon para sonar allí, a la vera del Guadalquivir. Me satisface escuchar los siseos para escuchar a la banda, pues hace años eso no era lo habitual. Me alegro de que vayan (o vengan) bandas que hacen sonar piezas que nunca antes se habían interpretado en la ciudad que me ha visto crecer. Y ni que decir que me siento muy orgulloso de mi Hermandad de San Roque cuando veo el buen trato que recibimos por su parte y que se refleja en el préstamo de los candelabros que adornan ese paso del Carmen.

Y como sevillano y cofrade que soy, ver que las cofradías hispalenses son referente en tantas y tantas cosas, para tanta y tanta gente, me emociona.