miércoles, 31 de agosto de 2011

Hosanna in Excelsis y Jerez

Estaba repasando amrchas que escuché tras el paso del Carmen este 2011, y he buscando en youtube una de ellas que me gusta cada vez más. Se trata de Hosanna in Excelsis, una marcha que un compositor valenciano llamado Óscar Navarro creó en 2009. Una maravilla de marcha. Y en la búsqueda de un video en que la marcha se escuchara con nitidez, he dado con este de la Virgen de la O de Jerez.

Hay ciudades que parece que han ido creciendo en su geografía urbana pensando en los pasos que discurrirían por sus calles. Sevilla, Jerez y Córdoba me parecen ejemplos de ello. Pareciera que años atrás un arquitecto decidiera crear ese rincón para que un paso se luciera en la estrechez, o en la plaza.


¡Qué maravilla de video!


jueves, 25 de agosto de 2011

El Carmen 2011

Antes de nada debo disculparme por el retraso con el que llega a todos ustedes esta entrada.

Aquella tarde calurosa comenzaba en la iglesia del monasterio carmelita de afuera con el deleite para mis ojos de un exorno floral original, elegante y alegre. No es novedad que el encargado de esta tarea en la Hermandad demuestre su buen hacer, pero en esta ocasión, la mezcla multicolor que hubiera asegurado que resultaría denostable, se convirtió en un éxito - y a los múltiples comentarios que escuché esa tarde me remito-. Es elogiable la capacidad para imaginar cómo quedarán, cómo combinaran los colores una vez puestos en el paso. Y para eso, el florista, vale y mucho.

El paso caminaba decidido hacia la plaza de Cervantes, con el miedo de algunos miembros de la Hermandad al encuentro con un concierto musical, de estilo heavy, que el Ayuntamiento había autorizado, para la misma fecha, y para la misma hora, en las ruinas del Oidor. Y yo me pregunté "¿cómo es posible que haya que cumplir tantos trámites burocráticos para conseguir una autorización municipal para un acto de este tipo, y que luego coincida con otro a priori tan incompatible?" Llegué a la conclusión de que o ni siquiera se molestan en valorar las peticiones que se hacen y son simplemente aprobadas siguiendo el trámite, o que el desconocimiento y la torpeza es tan grande que a nadié sorprendió que una procesión discurriera ante los bafles de un concierto. Bien es cierto que el "miedo" las camisteas negras, vaqueros ajustados y pelos largos era del todo injustificado, hasta el punto de que el concierto o se detuvo o no dió comienzo, hasta que la Virgen hubo alcanzado la calle Cerrajeros. Ningún incidente del tipo que algunos imaginaban.

Y allí, con el paso detenido en el lateral del Ayuntamiento, pasaban los minutos y el cortejo no avanzaba. Y es que sucedía lo siguiente: de la solicitud de aprobación de recorrido propuesto por la Hermandad, en alguno de los escalones municipales por los que discurrió, alguien olvidó transcribir una calle de las requeridas por la Hermandad: IMAGEN. Así, el agente de la Policía Local que abría el cortejo -dejando, ya caída la noche, ese reflejo azul que solo unas luces policiales pueden dejar, echando a perder el encanto de la oscuridad y las velas, solo comparable con el anaranjado color de el vehículo de apoyo- decidió, atendiendo a las instrucciones recibidas, que el cortejo debía dejar la calle Mayor a la altura de Carmen Calzado. Ante las protestas de la Hermandad, un superior se hizo cargo de la situación, y actuando como pretendido Diputado Mayor de Gobierno, mandó detener el cortejo. Finalmente la Virgen pudo llegar a la calle Imagen donde las Siervas de María y las Madres Carmelitas la esperaban. Hubo suerte y el sentido común imperó.

Si bien el discurrir del cortejo se aceleró para recuperar el tiempo perdido en Cerrajeros, una vez abandonada la calle Imagen el ritmo volvió a descender. Y es que claro está que los rincones que son testigos del paso de la cofradía no invitan a la carrera. Amarguras en Carmen Calzado, La Madrugá para revirar a Escuelas. 

La banda de música de Los Ángeles, de Granada, volvió a demostrar su buen hacer. Sonaron marchas eternas, clásicas, esas que nunca pasarán de moda, a pesar de que en Alcalá no hayan sonado hasta hace bien poco: Pasa la Macarena, Esperanza Macarena,... Otras muy granadinas, como Passio Granatensis que ya sonara en 2010 y que incluso se pudo escuchar, el Viernes Santo pasado, tras la Virgen de la Soledad. Me encanta esta marcha.

Al llegar a la Plaza de Cervantes, la Hermandad decidió rodearla por completo, para alejarse de nuevo del ya mencionado concierto que esta vez si, estaba el pleno desarrollo. Esto volvió a incrementar el retraso en el horario previsto.

Finalmente la imagen mariana del monasterio del Corpus Christi hizo su entrada en la iglesia sita en la plazuela de los Doctrinos pasada la una de la madrugada del ya 17 de julio, tras una tarde llena de emotivos momentos, nervios por los contratiempos y sobre todo mucha ilusión.




























lunes, 22 de agosto de 2011

De la calle Orfila a Cibeles

Aún no siguiendo el orden cronológico con que se deberían relatar los acontecimientos del verano, me gustaría escribir ahora, pues aún estarán frescas en la memoria de quienes vivieron los momentos en directo las imágenes del Via Crucis de la JMJ, de la impresionante jornada que según cuentan las crónicas, vivieron los hermanos de Los Panaderos el largo y caluroso 19 de agosto de 2011. 

Decía que me gustaría escribir sobre el tema, pero más bien me limito a dejar aquí el artículo de Tomás Muriel para la edición digital de El Mundo. Desde la distancia, en tierras viguesas, leyendo el artículo, reconozco que me emocioné, me sentí muy orgulloso de ser sevillano y me dió mucha pena no haber podido estar presente en un momento que aventuro fue irrepetible, o, cuando menos, que no será fácil presenciar en muchos años.

Imagen de Daniel Olmos
Recuerdo los comentarios de mi amigo Paolo acerca de la negativa de El Cachorro y de Triana a que sus titulares paticiparan en el acto. Y ahora, le doy la razón plenamente. Porque aunque sea exclusivamente desde el punto de vista cofrade, el poder decir "mi Hermandad deslumbró en Madrid a miles de personas de todo el Mundo", hoy por hoy, solo lo pueden decir los que el Miércoles Santo visten túnicas negras y capas rojas y moradas...

Dicen algunos, sevillanos eruditos siempre (y permítanme la ironía), que si el palio de la Hermandad panadera ha entrado con calzador, sin mucho sentido dentro de el Vía Crucis, que si el Papa no le hizo ni caso a la imagen mariana -tal vez pensaran que se haría hermano de nómina de las corporaciones que acudieran al acto...-, que si se alegran de que "sus" Hermandades dieran el no por respuesta, que hubieran hecho el ridículo,... Y yo, sevillano aunque desde la distancia, y claro está, menos sabedor de lo que es bueno y lo que no lo es, pues discrepo. Y mucho. Porque ni creo que haya habido situaciones ridículas, ni creo que nadie haya ignorado la presencia de la Santísima Virgen de Regla. Antes bien, creo que ha quedado en los anales de la historia Su presencia que ha sido la de una embajadora excelente de mi Sevilla cofrade.

Y desde aquí, vaya mi reconocimiento para la Hermandad, por el esfuerzo que seguro ha supuesto acudir a esta cita, así como a todos los hermanos, acompañantes, músicos y como no, costaleros, que han escrito una página del libro de las cofradías sevillanas con letras de oro.

Las exportaciones nunca han sido la especialidad de Sevilla. Su balanza comercial tiende siempre negativo. Aunque anoche descubrió que cuenta con algo que triunfa allende sus fronteras: las emociones. Lo puede atestiguar la delegación hispalense presente en el Vía Crucis de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) durante la procesión de regreso de la Virgen de Regla a su residencia madrileña, la iglesia del Carmen.
 

Tras haber pasado por el acto piadoso, con la presencia de Benedicto XVI, con más pena que gloria, bastante desapercibida pese a su destacada presencia -sola en la plaza de Cibeles-, la Virgen de Regla se convirtió en el camino de regreso a casa en el epicentro del interés del numeroso público congregado ayer en la Villa y Corte.

Y si la embajada sevillana convertida en palio fue capaz de generar un reguero de emociones a su paso, no fue menos a la hora de conseguir redescubrir los rincones de Madrid a través de la óptica de la Sevilla añorada en la distancia. Basta con tirar de callejero e itinerario para comprobarlo. La célebre calle de Alcalá, por ejemplo, se revistió de hispalense avenida de la Constitución al paso del palio de Los Panaderos.

El eco de marchas como 'Virgen de la Encarnación Coronada' -con canto del Ave Maria inclusive- o la llamativa 'Esperanza de Triana Coronada' y el característico olor del incienso trasladaban a propios y foráneos a la vía que marca la antesala a la Catedral en la carrera oficial sevillana.

También lo hacía el sonido de los aplausos. Entre el público se dejó notar una notable representación de sevillanos, aunque madrileños y peregrinos extranjeros no se quedaron atrás a la hora de batir palmas para reconocer el andar de las cuadrillas de costaleros de Los Panaderos, a los que era fácil ver cangrejeando a escasos metros del paso.

Alcalá y la Puerta del Sol fueron los dos grandes focos de público durante el recorrido. La masa concentrada en la primera calle se expandió en la plaza más famosa de España cada 31 de diciembre.
Aparte de emociones, Sevilla exportó anoche a Madrid su modo de vivir el gozo de lo que tiene ante sus ojos dedicándole uno de sus célebres y respetuosos silencios. Como el que le ofreció la muchedumbre congregada en la controvertida plaza madrileña con la llegada del palio a los sones de 'La Madrugá'.

Terminaban los últimos compases de la pieza y se fundían con el quejío de una saeta. De regreso, las calles Arenal, Preciados y la del Carmen eran un calco físico de Tetuán cuando esta cofradía echa el telón al Miércoles Santo e inaugura el jueves. El hecho de ser calles de menor tamaño redujo considerablemente la presencia de público. La compañía transminaba sevillanía. Los acentos delataban.

Con el reloj del clásico rascacielos de Telefónica en la Gran Vía como testigo, el palio completó a las 02.30 horas un recorrido que pasará a engrosar con letras de oro la historia cofrade hispalense.

El artículo original aquí.