lunes, 7 de febrero de 2011

Mi Semana Santa 2010: Lunes Santo, Las Aguas

La lluvia había trastocado ya, y de manera muy importante como les dije, el día. Así que tocaban cambios en nuestros planes. Desde la calle Orfila fuimos hasta Castelar, por donde venía la Hermandad de las Aguas que había salido de su templo de Dos de Mayo con cierta tranquilidad, pues el nubarrón había pasado ya de largo y parecía que la tarde se volvía meteorológicamente estable, y también, claro está, por la tranquilidad que da salir desde el mismo centro por el amplio abanico de posibilidades que se abren ante cualquier chubasco de aquellos que más tarde volverían a aparecer, y que obligarían a esta Hermandad de las Aguas a volver a su templo saliendo de la Catedral por la puerta de San Miguel y revirando a la izquierda alcanzar de inmediato Almirantazgo, Postigo y Dos de Mayo.

Esta entrada es para mi amigo Carlos y para aquellos otros que han peleado y trabajado para el cambio de aires.







1 comentarios:

diegolev dijo...

¡Ya huele a incienso!