jueves, 15 de abril de 2010

¡A compás la cera llora!

Para ir entrando en ambiente, les muestro estas fotografías de unos momentos del Domingo de Ramos llenos de emoción. Mi Hermandad por la calle Boteros. Y cuando llegó Ella, Gracia y Esperanza, no pudimos sino seguirla hasta la mítica estrechez de Caballerizas. Después, una saeta donde el azulejo recoge las palabras del pregonero: "¡A compás la cera llora!".

Vendrán en fechas próximas más fotografías y resúmenes de cómo he vivido la Semana Santa de 2010.