martes, 23 de marzo de 2010

El Señor de Sevilla

Nunca había ido a San Lorenzo a retratar a la devoción sevillana por excelencia. Llegué a la basílica y había poca gente. Impone mucho, digan lo que digan y se sienta lo que se sienta. Es innegable que es EL SEÑOR.

Después fui al camerín, con la idea de hacer alguna fotografía más desde allí, pero me sentía como si invadiera la intimidad de quien rezaba, o hablaba, o susurraba a esa talla de 1620 que evidentemente muchos consideran mucho más que un pedazo de madera virtuosamente tallada. Y me refiero al buen hacer de Juan de Mesa más por la fuerza emotiva que por la belleza objetiva que tiene este Cristo (desde mi punto de vista).

A Christian Rodríguez y a Alfredo Hidalgo, y a mi amigo Ángel Cabanillas para que se recupere de una vez por todas, porque el Señor del Gan Poder te espera en la Madrugá y ya va siendo hora que puedas disfrutar de Él y de Sevilla en esa semana de gloria.