sábado, 13 de febrero de 2010

Nazarenas del Gran Poder: el final de un anacronismo

La Hermandad del Gran Poder decidió, en Cabildo General, modificar sus reglas para adaptarlas a las exigencias eclesiásticas. Uno de los puntos a reformar era el de la aprobación de la participación de las Hermanas en la salida procesional vistiendo la túnica nazarena. Por fin queda relegada la exclusión al ámbito de la historia. Ahora es el pasado. La igualdad, natural y necesaria a estas alturas, llega a la Hermandad a la que muchos pensaron que no llegaría. Ser de silencio, de honda y arraigada historia, y otros factores, no han evitado que la normalidad se impusiese.

Me alegro, como me alegraré que las que restan (Silencio, Santo Entierro y Quinta Angustia) tomen semejante decisión.

Curiosamente, en Alcalá de Henares, esto nunca ha tenido que ser debatido. Deben ser cosas de la historia secular...