jueves, 7 de enero de 2010

Cabalgata de ilusión

En Sevilla nos pasamos los días indagando en la web las condiciones meterológicas previstas para los días de las grandes citas y cuando llega la fecha, mirando al cielo para ver si de Huelva viene claro o no. El pasado 5 de enero viví mi segunda cabalgata de reyes en mi tierra. Había oído mil historias de cómo se vive allí la llegada de los magos de Oriente, pero de verdad que vivirlo en persona ha sido espectacular.

Al salir de casa, una marea humana, que me recordaba a las tardes de primavera (que también las hemos tenido lluviosas, como esta que os cuento del 5 de enero). De hecho parecía que íbamos todos a ver cofradías. Es más, parecía que esperábamos encontrarnos a la vuelta de la esquina los nazarenitos blancos de la Borriquita, más que nada porque de esa ingente cantidad de público que recorría las calles de Sevilla, tenía la edad media habitual del público mayoritario en las primeras horas del Domingo de Ramos. Niños de ilusión desbordante, en busca de los Reyes.

Casi siete horas en la calle, 30 carrozas, 4 bandas (Los Gitanos -juvenil y adulta-, Corona de Espinas y, como no, Cigarreras). Y es que cualquier momento es bueno para que una banda haga sonar los pasacalles, y más este que os describo, que da pie a la alegría y algarabía total.

Y ese marco incomparable desde la subjetividad de un enamorado de Sevilla que hizo más grandiosa si cabe la tarde-noche.

Y para rematar, un serranito... Como eso no lo puedo subir al blog, les dejo con un video de la cabalgata, en el que parece que llueve pero que en realidad son caramelos (hasta 80.000 kilos de ellos se repartieron), y otro de las Cigarreras.