domingo, 10 de mayo de 2009

Mi Semana Santa: los previos (VIII)

Donde comienza la calle Feria es el lugar donde el Silencio blanco reta a la muchedumbre que cada Domingo de Ramos se reúne para ver la salida de la Hermandad. La Virgen del diálogo eterno con el Discípulo amado, la del dolor más profundo: la Virgen de la Amargura. Y para decir adiós a quien la vea pasar en la tarde del Domingo, ese manto de Rodríguez Ojeda. ¿Cabe alguna puntada más?


















































































Las fotos del Señor y sobre todo las del amigo de los collares, se las dedico a mi amigo Alberto, esperando que se le haya pasado ya el enfado. Un abrazo.