jueves, 7 de mayo de 2009

Mi Semana Santa: los previos (V)

En la Plaza que ahora lleva su nombre, el Señor de la Redención recibe el beso de traición del Iscariote. Paso de madera oscura que anda levantando pasiones en muchos. El primer olivo de la Semana Santa. Y en el segundo paso, un palio de los que llaman de malla, con bambalinas abiertas que se mueven airosas en la tarde del Lunes Santo y que tienen un diseño que a mi me recuerda a las conchas de vieira, símbolo tan Santiaguista.