domingo, 3 de mayo de 2009

Mi Semana Santa: los previos (I)

El estar en Sevilla en las semanas previas a la Semana Santa es grandioso. Este año la suerte jugó de mi lado y me permitió vivir esas fechas mágicas en las que todo está ya preparado para el cúlmen del Domingo de Ramos.

La primera parada, en la Anunciación. Templo majestuoso en la calle Laraña, refugio para Hermandades en esos días de lluvia y sede de la Hermandad del Valle. Ya saben que me estoy volviendo "rancio" y debe ser por eso que cada vez valoro más esta Hermandad. Estas son las fotos de los dos primeros pasos preparados ya, a falta de flor, y el de palio esperando la llegada de la Virgen, que por esos días presidía el templo en lo alto del altar preparado soberbiamente para el Septenario Doloroso del Valle.












Mi Semana Santa de 2009: introducción.

Por fin unos minutos de sosiego y paz que espero me permitan empezar a resumir mi Semana Santa de 2009, que tal y como lamentará alguno, disfruté en mi Sevilla. Y digo que lamentará porque de lo que hablaré y lo que mostraré en las próximas semanas, versará sobre la semana más grande en la tierra de María.

Ironías aparte, decirles que he estado pensando cómo ordenar tantas fotos y recuerdos. Espero que la manera elegida les resulte amena. Me satisface poder enseñarle a todos cuantos puedan llegar a visitar este blog las bondades, posiblemente subjetivas, que mis sentidos aprecian en Sevilla cuando la luna se hace redonda y las flores blancas despiden ese olor que se debe llamar "de Semana Santa". Y si para colmo alguno de ustedes disfruta viendo fotos, casi tanto como yo disfruté haciéndolas, pues la satisfacción será doble.


(Imagen: Venta de capirotes en la calle Matahacas. Casa Rodríguez y demás comercios del sector, sacando las castañas del fuego a los poco previsores)