viernes, 23 de enero de 2009

Candelaria en la Columna



El próximo sábado 31 de enero, con motivo de la festividad de la Candelaria, la Venerable Hermandad y Cofradía del Stmo. Cristo atado a la Columna y María Stma. de las Lágrimas y el Consuelo, celebrará en su sede canónica Santa Misa a las 18:30 horas, a la que han sido invitadas todas las Hermandades alcalaínas, tanto de Penitencia como de Gloria.

Participará el coro de la Hermandad del Rocío de Alcalá en esta celebración.

Tras la Eucaristía, se realizará "la presentación" a los titulares de los niños cuyos padres así lo deseen, independientemente de que pertenezcan o no la corporación.

Fuera de contexto

Parece como si tuviera un radar siempre funcionando. Y es que no se me pasa por alto cuando alguien nombra a Sevilla, o hay un comentario en el ambiente acerca de los pasos, las cofradías o temas de ese entorno, en la conversación de dos mesas más allá o en el asiento de enfrente del metro.

Y eso me pasó la otra noche mientras en una de las interminables sesiones de anuncios en televisión, vi durante dos fotogramas, un palio. Salté del sillón y lo comenté:

- ¿Has visto?
- ¿El qué?
- Que sale un palio en el anuncio de Toyota.
- Anda ya...

Estaba seguro. Es más, en ese momento aseguraba que era un palio avanzando por la Plaza de San Francisco, camino de la Catedral.

Aquí se lo dejo a ustedes: el palio de la Hermandad del Despojado, por la Pza. de San Francisco, anunciando el nuevo Avensis.




Y es que siempre me he llevado alegrías cuando se refleja de una manera u otra, la Semana Santa de Sevilla en contextos extraños a ella.

Por ejemplo en Notre Dame de París, paseando por sus naves, parece que de manera instintiva me giré a contemplar una capilla que ya mis pasos dejaban atrás. Era la capilla de Guadalupe (iconografía muy representativa y difícil de no reconocer). Y cuando presto atención a los detalles, mi sorpresa mayúscula se fue tornando en sonrisa de satisfacción al ver en un cuadro de veinte centímetros de alto, la imagen de la Soledad de San Lorenzo. Semana Santa de Sevilla en París. ¡Qué cosas!

O cuando en el cine, Diego Alatriste dijo aquello de que "esto es un Tercio español", y cuando su compañero de batallas le decía "Diego, hasta aquí hemos llegado", comenzaba a sonar La Madrugá.

O cuando la London Philarmonic interpretó marchas para la banda sonora del filme de Gutiérrez Aragón "Semana Santa".

O las dos veces que he asistido a "Carmen, la ópera andaluza de cornetas y tambores", de Salvador Távora, en la que Tres Caídas interpretaba piezas de la ópera de Bizet así como marchas propias y cuya escena final, son dos nazarenos blancos que parecen salidos de San Juan de la Palma.

Y qué me dicen de aquella estrofa que escribiera Joaquín Sabina y que dice:


"Al Capone en Chicago,
legionario en Melilla,
pintor en Montparnasse,
mercenario en Damasco,
costalero en Sevilla,
negro en Nueva Orleans,
Viejo verde en Sodoma,
deportado en Siberia,
sultán en un harén."

Incluso bromeando con una fanática seguidora de Héroes del Silencio, le preguntaba si Bunbury, en uno de sus "delirios musicales", no se referiría a la Hermandad de Santa Catalina, del Jueves Santo sevillano (a los "Caballos") en su letra de la canción Avalancha:

"La locura nunca tuvo maestro
para los que vamos a bogar
sin rumbo perpetuo
en cualquier otra dirección
con tal de no domar
los caballos de la exaltación.
La rutina hace sombra
a las pupilas, que se cierran
a los disfrutes que nos quedan."

Seguramente no. Seguramente sea uno de esos sinsentidos que a veces él mismo reconoció que contenían sus letras. O tal vez no. Habrá que preguntarle.