martes, 6 de enero de 2009

Repertorio

Comentando con los amigos los cambios que se avecinan en la Hermandad de la Soledad, se nos ocurrió plantear un tema que dio lugar a una agradable conversación. De nuestras conclusiones personales les dejo aquí un pequeño resumen.

Al incorporar la Hermandad el misterio del descendimiento de Cristo a su cortejo, y dada la transcendencia del momento que se representa y su dureza emocional por lo fúnebre de la escena, la Junta de Gobierno decidió, muy acertadamente a nuestro entender, contratar un trío de música de capilla como acompañamiento musical del misterio.

Aunque existen otros ejemplos de Hermandades con diferentes estilos entre el cortejo del Cristo y el de la Virgen (incluso algunas cofradías sacan su primer paso en absoluto silencio mientras el palio es acompañado por sones potentes, por marchas de las no consideradas "serias"), este contraste que se dará el próximo Viernes Santo en la Soledad nos dio que hablar.

¿Sería el momento de cambiar el repertorio tras el palio alcalaíno, para aproximar su estilo en la calle con el del misterio? ¿O por el contrario, deben mantener esa idiosincrasia que ya ha hecho suya? ¿Ganaría con un repertorio como el propuesto?

En aquella conversación, la mayoría opinaba que la inminente salida del nuevo paso era el momento adecuado para acometer ese cambio en la lista de marchas a interpretar, buscando piezas más "serias", con cierta tendencia a lo fúnebre, para hacer del cortejo en general, incluyendo a ambos pasos, un conjunto armonizado.

¿Pero qué marchas? Allí hablamos de composiciones como las siguientes (no están todas las que son):

Cristo de la Veracruz





¿Les apetece opinar al respecto? ¿Incluirían o quitarían marchas de este repertorio imaginario? Si son de la opinión que el actual repertorio de la banda de música de Meco tras la Soledad es adecuado y debe ser mantenido, ¿nos dirían por qué lo ven así?


Y antes de que nadie comience a despotricar, decirles que mientras charlábamos de cofradías y de marchas, a ninguno se nos pasó por la cabeza que nuestras conclusiones debieran ser entendidas como lo que se debe hacer o no. No son más que nuestros gustos.
Por cierto que después de aquella conversación, hablando con otro cofrade de los que tengo en alta estima, apuntaba a otra marcha: Palio blanco.