sábado, 9 de mayo de 2009

Mi Semana Santa: los previos (VII)

Al final de la calle Viriato se abre la plaza de San Martín. Y de su parroquia, el Miércoles Santo, sale uno de los "pesos pesados" de la Semana Santa sevillana. Dos pasos en los que lo gótico y lo barroco quieren fundirse. Un palio con cuasi canastilla para la Virgen del Buen Fin, que era de mil colores porque el sol de la tarde de cuaresma se colaba por la vidriera. Mientras, los Hermanos se afanaban en los últimos retoques de limpieza a ambos pasos.






































































Y las imágenes secundarias, que interpretan su papel en el teatro sacro y estático que es un paso de misterio... desde Longinos (San Longinos) a las tres Marías.





1 comentarios:

Anónimo dijo...

que preciosa la lanzada!!!,no obstante los pasos ecuestres es decir con un caballo encima,me resultan impresionantes e imponentes!!!!!!ole la lanzada!!!.un saludo