martes, 23 de septiembre de 2008

Los segundos pasos (I)

Corría el año 1988 cuando a un Pepe Macías iluminado se le ocurrió, junto a otros cofrades, crear la Cofradía de las Peñas, como se la conoció extendidamente (sobrenombre que cada vez le es menos aplicada). Aquel hecho fue trascendental para la Semana Santa alcalaína. Tanto que nos atreveríamos a considerarlo el punto de inflexión de una curva descendente (tal vez menos pronunciada que en los años ochenta, pero descendente en cualquier caso) en que se hallaba inmersa la celebración de la Pasión en esta ciudad.

Este creemos que es el primer momento digno de mencionar para tratar de justificar nuestra postura (que no olviden que es opinión personal, nada más que eso) respecto a la llegada de los segundos pasos a las Hermandades complutenses, en qué condiciones y valorar luego la idoneidad de esas inclusiones (siempre, repetimos a sabiendas de poder resultar pesados, desde un punto de vista personal).

El segundo vino en 1998, cuando la Hermandad de la Soledad se decidió a jubilar las ruedas, dotando a su paso de corte tan sevillano de vida propia. Importante porque después de diez años, una novedad llegaba de nuevo a la Semana Santa complutense. También porque fue, desde nuestro punto de vista, el empujón que otras Hermandades parecían necesitar para formar sus propias cuadrillas de anderos. De hecho sólo un año después Las Angustias salió a hombros (en su primera salida procesional) y al poco tiempo, Paco Macías formó la cuadrilla del Cristo de la Esperanza.






El tercer hito tuvo lugar en 2007 cuando la Cofradía de La Columna (de nuevo La Columna, pionera en tantas cosas) puso en la calle, con más o menos problemas, con más o menos críticas, su segundo paso. Y, desde nuestro punto de vista, si la cuadrilla de la Soledad fue acicate para la creación de las demás, la salida de la Virgen de las Lágrimas lo fue para la salida en 2009 previsiblemente del nuevo paso del Descendimiento y la llegada de Ntra. Sra. de la Misericordia.

Llegados a este punto, permítannos aclarar que no pretendemos decir que ni la Soledad ni los Trabajos se hubieran planteado la idea de su segundo Titular hasta que La Columna lo hizo. No deseamos entrar en quién tenía el proyecto encima de la mesa antes, o quién lo ha hecho de mejor o peor manera. Sólo decimos que la salida de la Virgen de las Lágrimas abrió una nueva etapa en esta Semana Santa (etapa a la que nos referimos en primer término, tal vez de manera equivocada, como “tirón” o “moda”).


Ahora bien, alguno de ustedes puede decir (alguno ya lo ha hecho) que otras Hermandades ya sacaban dos pasos antes que la Hermandad de la calle Imagen. Es cierto, ¿pero supuso en alguno de los casos una revolución, un hito remarcable para la Semana Santa en general, la primera salida de esos segundos pasos? Creemos que no. Y tal vez estemos equivocados, pero sinceramente opinamos que cuando en el año 1998 salió el paso de la Virgen de la Trinidad por vez primera, si bien es una efeméride para la Esclavitud de Medinaceli, no supuso revulsivo alguno para la Semana Santa alcalaína. Del mismo modo podríamos referirnos a la Virgen de la Esperanza. Los pasos del Santo Entierro vienen de más atrás en el tiempo y con toda sinceridad, no nos atrevemos a decir qué significó aquello en su momento, pero si nos permitimos aventurar que ni de lejos se acercó al calado que alguno de los tres puntos arriba expuestos generaron en Alcalá.

Y de la Agonía nos ahorramos más comentario que el que sigue porque, con el respeto que nos merece como Hermandad y desde el cariño a algunos de sus miembros, debemos decir que no es ni de lejos razonable sacar en procesión, o mejor dicho, incluir en el cortejo procesional propio, una imagen que ni siquiera recibe culto de la propia Hermandad. Más parece interés por engordar un cortejo (que por otro lado es de los menos necesitados de la ciudad, por el número de penitentes). Pero eso es harina de otro costal, uno de esos ejemplos que ofrecen de cuando en cuando nuestras Hermandades de no saber firmemente a dónde quieren llegar y por qué camino (y nos referimos con esto, para no tener que aclarar luego, por ejemplo al cartel de esta Hermandad de hace un par de años cuando se anunciaba la procesión para el Viernes Santo “Madrugá”).



Valga lo anterior como introducción y como explicación para anónimo de por qué decimos que empezó hace 2007 el Miércoles Santo. Ahora nos dirigimos ya a un 2009 cargado de novedades a este respecto: el Descendimiento, la Misericordia, los Atributos de la Pasión,... y quién sabe si alguna novedad más.


(Continua)

Los segundos pasos (II)

Antes hemos explicado porque la salida del segundo paso de la Columna en 2007 nos parece distinta conceptualmente y en cuanto a su repercusión de la salida de los segundos pasos de Medinaceli, Doctrinos o Santo Entierro.

Hablemos ahora de las otras diferencias entre ellos.

Los Doctrinos, una Hermandad que saca ambos pasos a ruedas. Con pocos integrantes en el cortejo, pero con una sola banda para ambos pasos. De hecho no sabríamos decir si esto es así porque el Crucificado se pretende que procesione sin música (sería extraño cuando se le canta en algún punto del recorrido a la talla cristífera) o porque por la extensión del cortejo se ha decidido que una sola banda acompañe a ambos Titulares.

Al Santo Entierro le sucede prácticamente lo mismo: pocos penitentes, una banda (unos tambores) para ambos pasos y ruedas para desplazarlos.

Medinaceli es distinta en tanto en cuanto es la procesión alcalaína que cuenta con mayor número de nazarenos. Número que le permitiría sacar perfectamente dos bandas sin que la una molestase a la otra. Ambos pasos a ruedas, aunque por el número de “Esclavos” creemos que podrían formar las cuadrillas suficientes para sacarlos a hombros, si bien tal vez la idiosincrasia de la corporación sea la que mantenga las ruedas como medio de desplazamiento de las andas.

Como ven, acudimos siempre a dos aspectos: número de penitentes y forma de sacar el paso.



Hablando ahora, para ir enlazando, de las nuevas incorporaciones a la Semana Santa, empezaremos por las Lágrimas. La Hermandad de la Columna se encontró en 2007 con importantísimas dificultades para formar un cortejo medianamente digno para dos pasos. Dicen los presentes que se contaron 35 nazarenos, a los que se suman algunas mantillas, relevos de anderos y cargadores, etc.… Sacaron sus pasos con dos bandas, lo que supuso un continuo solape de melodías que los testigos calificaban como caótico. Y estamos hablando de una de las Hermandades con tirón en Alcalá. A pesar de ello, la cuadrilla del nuevo paso la formaron, según la versión comunicada por miembros de esa misma cuadrilla, en su mayoría personas ajenas a la Hermandad hasta ese momento. Es decir, fue complicado encontrar personas suficientes dentro de la Hermandad para sacar materialmente ese segundo paso, siempre según esas versiones.

El problema musical no se lo encontrarán los responsables de la Soledad porque su paso de misterio procesionará en silencio. Si lo han decidido por gusto, teniendo en cuenta el momento que se representa sobre el paso, han hecho bien. Si lo han hecho para evitar el problema (y el gasto) de tener dos bandas en un cortejo reducido, aunque notablemente mayor que el de la Columna, también han sido inteligentes. ¿Pero y el aspecto de los costaleros? El paso de palio calza 30 costaleros (28, en este caso) y el misterio calculamos que 34 (al menos). En total, 64 personas. Dando por hecho que la cuadrilla de la Virgen ya está formada y cuenta con sus relevos necesarios, olvidándonos de ella, nos encontramos que tendrá el capataz de la Hermandad que dar con al menos 41 costaleros más para sacar este segundo paso. La Hermandad ya ha dicho que el misterio saldrá a la calle cuando las condiciones se cumplan y se garantice que se puede llevar a cabo de manera exitosa.

Eso es también lo que se decía en Los Trabajos y sin embargo ya están abiertas las listas de anderos para la Virgen para el 2009. Con un cortejo digno para un paso, el del Crucificado, ¿podrán organizar una buena procesión con dos pasos, ambos a hombros –sus correspondientes relevos, pues desnudar un santo para vestir a otro es siempre un error-, dos bandas,…?

Las Angustias ponen en la calle un paso, representando el misterio de la Piedad, de grandes dimensiones para la cantidad de imágenes que lleva, sacado a hombros por su cuadrilla de anderos. Cuadrilla que siempre ha sido formada por un grupo de gente que apenas llegaban a cubrir los puestos bajo los varales. ¿Cómo esperan sacar un misterio de seis, siete u ocho figuras?

No pretendemos entrar en un juicio de valor sobre las decisiones de sacar o no segundos pasos. Tan sólo tratamos de reflexionar (al tiempo que contestamos a nuestro anónimo lector) de si las Hermandades de la ciudad están listas para procesionar con dos pasos. Nuestra conclusión es que hoy por hoy, tan sólo Medinaceli puede hacerlo de manera adecuada (y curiosamente no exprimen todas sus posibilidades). En los demás casos, un segundo paso (que no un segundo Titular) es un tema que hay que meditar muy mucho para poder llevarlo a la práctica con resultados positivos.

Esto nos da pie a pensar en si el crecimiento de las Hermandades, y por ende de la Semana Santa alcalaína, pasa necesariamente por sacar dos pasos a la calle por Hermandad, o hay muchos otros aspectos que cuidar. Pues creemos que hay otras prioridades, aunque claro está, que el libro de los gustos –y de las opiniones- está en blanco. Hablando con un amigo cofrade, me decía que por ejemplo en el caso de la Soledad, ante de embarcarse en tamaño proyecto, él hubiera invertido tiempo y dinero en completar el paso de palio. Otros hablaban de un digno retablo en Santa María para la Virgen. En todos los casos cabría lo posibilidad de enriquecer el patrimonio de las Hermandades con insignias de las que carecen. Unas tendrían que aumentar el número de penitentes participantes, otras conseguir una Casa de Hermandad. En definitiva, proyectos disponibles en los que emplear el tiempo y el dinero siempre hay. Un nuevo paso también lo es, pero no podemos olvidar que sacar dos pasos va algo más allá que comprar andas, imágenes y sacarlo a la calle. Es como hemos expuesto, en nuestra opinión, un esfuerzo muy importante en muy diversos aspectos.