miércoles, 26 de noviembre de 2008

El Descendimiento en Pasión en Sevilla

En Pasión es Sevilla, se hacen eco de la entrega a la Hermandad de la Soledad de la nueva talla cristífera, añadiendo otros datos de tan destacable fin de semana para la Hermandad como la concesión de la medalla de plata de la Ciudad. Acompañado de cuatro fotografías realizadas en el taller del imaginero, el artículo decribe brevemente la obra. Distintos visitantes de la web han dejado sus comentarios al respecto entre los que se califica esta talla como dulce, documentada (dejando de lado esos excesos anatómicos que se ven de vez en cuando últimamente), original por tener un brazo ya desclavado...

Un internauta llega incluso a opinar que se trata de la mejor obra de los últimos cincuenta años, que si bien nos parece exagerado afirmar tal cosa, bien es una muestra de la sensación general que ha dejado Méndez Lastrucci con esta obra que ahora los alcalaínos tienen la suerte de contemplar en Santa María.

Por cierto, que el artículo apunta a que "con casi toda seguridad saldrá en procesión en la próxima estación de penitencia".
La imagen que ilustra esta entrada proviene de http://www.pasionensevilla.tv/

2 comentarios:

Anónimo dijo...

hola cofrades mi nombre es angel cabanillas y quisiera expresaros como vi yo a mi cristo;cuando me acercaron a el vi a dos cristos,en la parte derecha del altar mayor,veo a un cristo muerto, y en la izquierda del altar mayor uno vivo,con ese brazo rigido que se extiende para acogernos a todos los cofrades de alcala,triunfando la vida ante la muerte,y si se mira al cristo de frente durante unos segundos da la sensacion que va a respirar,para mi es un descendimiento muy logrado,reflejando ala vez sencillez y dulzura en la propia muerte,siendo la union entre la materia y espiritu que nos provoca un gran recogimiento interior al contemplarlo...felicidades a todos los cofrades de la hermandad de la soledad y la mia propia..angel cabanillas romero.saludos a todos los cofrades de alcala de todas las hermandades..

Anónimo dijo...

Yo, ayer pasé por Santa Maria para conocer al cristo que no lo había visto, y desde luego es precioso. Enhorabuena a todos los de la Soledad.