martes, 18 de diciembre de 2007

Verde Esperanza

De verde se tiñe esta mañana fría de diciembre. Y no de un verde cualquiera, sino de Verde Esperanza. Esperanza a secas, o Esperanza Macarena, o de Triana, o Gracia y Esperanza, o de la Trinidad, o tantas otras a lo largo de la geografía española (ejemplos de devoción concretamente a la Esperanza Macarena la encontramos en Albacete, Tenerife, Madrid -también a la Esperanza de Triana-, Guadalajara,...)

Devoción muy arraigada en la tierra del que suscribe estas palabras pero que en Alcalá tiene, como no podía ser de otra manera, devotísima representación en la ermita de los Doctrinos.

A mi abuelo lo ví con lágrimas en los ojos pocas veces. Algunas, la mayoría debería decir, de ellas, era en la Madrugá, cuando ya con la luz del Viernes Santo se acercaba a verla a Ella, a quien tuvo tan cerca en los años de su niñez y de la que ya nunca se separó.


Y es qué sería de nuestras vidas sin esperanza...