lunes, 30 de abril de 2007

A vueltas con la Semana Santa

Esta es la respuesta de un lector a la opinión de D. Vicente Sánchez Moltó, que nos la ha remitido para su publicación ya que al parecer el blog del Diario de Alcalá no permitía la misma por la extensión del texto. Esperamos haber servido de nexo para que entre las interesantes observaciones de sus lectores, ésta que nos envían a continuación, de continuidad al debate en el blog "Identidad Complutense".
---------------------------------------------------------------------------------
Creo que se tiende en esta tierra a ligar constantemente la Semana Santa castellana a la seriedad y sobriedad, mientras que la andaluza, y la sevillana particularmente, a todo lo contrario...

Creo que son calificativos en los que puede entrar en juego la concepción que cada uno tengamos de seriedad, sobriedad, espectacularidad,... Pero opino que hacer esa valoración general de la Semana Santa de Sevilla (modelo, como usted bien dice, para tantos y tantos detalles de la alcalaína en este caso -no sólo en la Soledad-) es valorar y analizar exclusivamente las imágenes de mi Sevilla que muestran los noticiarios en Semana Santa.

No he visto aún la seriedad, sobriedad, compostura ni coherencia en un cortejo procesional alcalaíno (ni siquiera en aquellos de honda tradición castellana a los que hace referencia Freston) que pone en la calle cada Madrugá la Hermandad del Silencio de Sevilla (Madre y Maestra de los Nazarenos de Sevilla, reza en su título), por poner un ejemplo.

Por ello, yo creo que deberíamos comenzar a, cuando menos, valorar el sentido de esos calificativos que usamos para referirnos a las Semanas Santas castellanas o andaluzas. Ni en las primeras todo es recogimiento, ni en las segundas todo espectáculo (entendiendo como tal la chabacanería que a veces vemos).

Por otro lado le doy la razón completamente a usted, cuando dice que las subvenciones no deberían estar supeditadas a lo castellano que sea o deje de ser un desfile procesional. Porque llegados a este punto, permítanme preguntar: ¿cuál es el canon castellano para sacar un paso a la calle? ¿Las ruedas? ¿Las dulzainas detrás del paso? ¿Flagelantes? No se por qué me da la sensación de que muchos apelan a esa arraigada tradición castellana, que yo, y perdónenme, no soy capaz de vislumbrar. Porque cuando una Hermandad que se ha autodefinido de silencio (léase el Santo Entierro de Alcalá) decide llevar una banda de cornetas y tambores detrás, no será por castellanizar la procesión. Cuando la música que acompaña a Los Trabajos suena a Cigarreras, no se crea un ambiente enteramente alcalaíno. Cuando Medinaceli y La Columna van acompañados por Agrupaciones Musicales (estilo propiamente sevillano, creado y desarrollado por la banda de música de un cuartel muy concreto de la Guardia Civil de esa ciudad), no creo que estemos hablando de procesiones castellanizadas. Cuando hay capataces que “van con bloc de notas” a ver el paso de las Tres Caídas de Triana andando por Reyes Católicos de ida a la Catedral para traer nuevas formas de mover el paso en la próxima Semana Santa, Castilla se esfuma en cada apunte de ese bloc. Los palios bajo los que procesionan varias -la mayoría- de las Vírgenes alcalaínas no son propios de Castilla, por poner otro ejemplo. ¿Se han dado cuenta de que este año, la Agonía ha salido en procesión a las seis de la “Madrugá”?

Y creo que nada tiene de malo lo expuesto.

Ahora, eso si, a casi todos los mencionados, les cuesta admitir cuál y dónde se ubica su modelo. Unos hablan incluso de estilo propio, cuando en realidad creo que deberían calificarse, de simple imitación (mal realizada por cierto, en algunas ocasiones).

En mi opinión hoy por hoy, como desde hace bastante tiempo, Sevilla es exportadora de modelos, formas y conceptos en esto de las Cofradías. Y por supuesto cada cual es libre de seguir un camino, de tener un referente. Pero sea cuál sea este, no debe nadie de avergonzarse al reconocer que sigue un modelo ya creado.
Con esto finaliza mi opinión, que he expresado en este blog porque diversos problemas técnicos me impedían hacerlo en el del Sr. Sánchez Moltó, en www.diariodealcala.es .
Deseo agradecer a "La Corriente" la publicación del mismo, así como felicitar al Diario de Alcalá por la iniciativa de incluir dos espacios dedicados a las cofradías en su nueva web (el foro, y un blog en el que seguro, devez en cuando, podremos leer acerca de este tema), y como no, a Sánchez Moltó por su siempre interesantes valoraciones, independientemente de que coincidamos o no en ellas.
Un saludo a todos los lectores.