sábado, 17 de marzo de 2007

Sones cofradieros en el "I. E. S. Antonio Machado"

Esta tarde se concentrarán en el auditorio personas muy distintas entre sí para escuchar los sones cofradieros que las bandas participantes en esta edición del certamen benefico nos traen desde distintos lugares de Espana.

Los habrá que vayan a deleitarse con la música (la gran mayoría). Otros irán a ver a sus hijos actuar, algunos por acompañar a miembros de su cofradía… También habrá espectadores que vayan para apoyar a la organización después de tanta crítica recibida y mal encajada. Y, por supuesto, habrá algunos que acudan con la libreta preparada para anotar cualquier fallo, cualquier desafino que se produzca…

Habrá, como en la viña del Señor, de todo.
Pero creemos que no estaría de más hacer un poco de autocrítica (si algunos no aceptan las que les llueven de fuera, como para pedirles que hagan esa labor ellos solos…). Pero si todos nos esforzamos, nos daremos cuenta de que al fin y al cabo lo que hace grande un certamen no es solo la calidad de las bandas (aunque es un factor muy importante, evidentemente), sino que nuestra presencia, el hecho de llenar el auditorio (o no hacerlo), será también imagen de la situación cofrade en la Ciudad. Un auditorio a rebosar dejará una imagen de una Ciudad en la que un importante número de personas se interesa por las cofradias. De la misma forma que una ausencia masiva de publico, sean cuales sean los motivos, demostraría que son sólo unos pocos los que disfrutan con esas cosas.

Mañana podremos valorar, en cierta medida, la salud cofradiera alcalaína con la participación al certamen.

Por otro lado, no debemos olvidar que es un encuentro musical benéfico, así que al tiempo que los asistentes disfruten, habrá unos grandes beneficiados por ello. Y no serán otros que las personas que necesitan hacer uso de la "Casa de Acogida" de la Hermandad de las Angustias. Por eso, si es que alguien se lo plantea así, deberíamos dejar de lado nuestras diferencias con la organización, y acudir masivamente, por el buen nombre de la Semana Santa alcalaína, del propio certamen y de la actividad caritativa de las cofradias.

Para acabar, esperamos poder ofrecerles un análisis de lo que acontezca en el mencionado auditorio, dando paso a sus opiniones al respecto, aunque esto pueda molestar nuevamente a más de uno.