miércoles, 7 de marzo de 2007

La sexta palabra: Tengo sed (Jn. 19, 28)

Cuando de nuestra retina no queremos dejar escapar la Gracia sevillana bajo palio, llegando a su plaza de San Lorenzo, en la otra punta de la Ciudad, Nervión es un hervidero.
Sol de justicia para recibir al crucificado de Álvarez Duarte, que aún sediento, se acerca a San Juan de Dios para dar de beber a quien tiene sed.
Y yo desde aquí, y para mi amigo Tito, además de para todos ustedes, les dejo unos recuerdos de
una de esas tardes de miércoles primaveral.