miércoles, 24 de enero de 2007

Un palio para María


Poco a poco, al mismo ritmo que el calendario avanza inexorablemente hacia esa semana tan deseada por muchos, parece que lo que empezó como propuesta allá por la primavera pasada en una Junta General, empieza a tomar forma.
Un cuadrilla que ensaya para alcanzar ese estilo propio que la Hermandad se ha marcado como objetivo, una pesada parihuela de madera que ya ha encontrado substituta de más liviano material (aunque a más de uno le inquiete su resistencia a los kilos que el Miércoles Santo deberá soportar) y lo más llamativo hasta ahora para los ojos de casi todos: los varales.

Porque un paso de palio no puede concebirse sin varales, parece que su llegada a esta ciudad de Alcalá desde el taller manchego que los ha fabricado es un escalón más de los que la Hermandad de la calle Imagen va salvando para que cuando llegue el miércoles de primavera en que el centro se salpique de verdugos blanco y túnicas rojas, la Virgen de las Lágrimas luzca radiante bajo ese terciopelo rojo.

Se trata de doce varales de metal plateado y repujado, que han sido manufacturados en los talleres de Orovio de la Torre, en Torralba de Calatrava, y que hace pocas fechas fueron recibidos por la Cofradía en su sede de la calle Gallegos.

Muestran varias peculiaridades, como es la combinación de metal plateado y dorado, apareciendo éste último en las macollas o nudos entre los tramos rectos del varal. Además, la base del mismo, de manera distinta al clásico diseño en que una estructura hexaédrica, queda compuesta por una especie de jarra, de la que nace el vástago del varal.

En siguientes artículos seguiremos tratando las novedades que esta Hermandad nos está preparando para este 2007, que no son desdeñables, aunque habrá para todos los gustos.