domingo, 1 de abril de 2007

A disfrutar (el fin del principio)

Ya ha llegado el momento.
Y ahora toca disfrutar de las cofradías en la calle. Cada uno a su manera, pero a embriagarse todos bien de sentimientos, porque luego pasa mucho tiempo hasta que de nuevo nos encontremos viendo un paso de palio, por ejemplo.
Una semana que a cada uno nos traerá recuerdos y emociones tan diferentes, pero equiparables en intensidad, por supuesto. Unos la pasarán en Alcalá, otros en sus pueblos y Ciudades a las que regresarán en estas fechas arrastrados por esa tradición que envuelve la Semana Santa.
También habrá quien la pase lejos de sus Titulares, en un ambiente totalmente ajeno a la celebración. A ellos, desde aquí nuestros ánimos. Porque la verdad es que eso es algo que se hace muy cuesta arriba. Claro que también es en función de la importancia que cada uno le dé a esta semana de primavera. Pero, para el que la siente de verdad, el que la vive con intensidad extrema, es muy duro estar lejos. Tengo un amigo que me decía que en la distancia, y durante la Cuaresma, sueña con los días de la Semana Santa que ese año no va a ver. Soñó con el Cristo de Burgos y la Virgen del Refugio, con la Urna y el Decreto, con la Virgen niña de Sevilla... ya ven, cosas del subconsciente.
Por eso, los que estén presentes, disfruten por los que no lo están. Y sobre todo, participen: debajo de un paso, de nazareno, como público emocionado (y sobre todo correcto), haciendo sonar un instrumento detrás de un manto... pero participen, para hacer grande la Semana Santa en su aspecto más cofradiero.

0 comentarios: